fbpx
La pobreza es una de las tareas más evidentes y urgentes que tiene la institucionalidad en Cartagena. Con la pandemia es mucho más profunda. /Foto: Tatiana Velásquez

Las 10 tareas urgentes que Cartagena Cómo Vamos le deja al Gobierno Distrital (y le meten presión a Dau)

La radiografía más reciente de la calidad de vida cartagenera reafirma el discurso de crisis de una capital que no consolida suficientes avances para mejorar sus indicadores sociales, fiscales y de infraestructura pública.

El reciente informe de calidad de vida de Cartagena Cómo Vamos muestra que en Cartagena son más los desafíos y retos que los avances. El documento fotografía a una ciudad en profunda crisis social.

Luego de la pandemia por coronavirus, los desafíos en Cartagena se profundizaron y hasta 2021 no se veía mejoría.

Según la radiografía de esta iniciativa de la sociedad civil y de los gremios, las áreas más críticas son:

  • Educación: mejoró la cobertura, pero la calidad del sistema público desmejoró.
  • Salud: no se ven avances en la mortalidad materno-infantil, mientras aumentan el embarazo adolescente y los casos de dengue, tuberculosis y VIH.
  • Seguridad: los homicidios siguen disparados. También las cifras de suicidios y muertes en accidentes de tránsito.

Por falta de información, Cartagena Cómo Vamos dijo que no fue posible conocer datos de desnutrición por talla y peso; cobertura de energía eléctrica, calidad del aire, mapa del ruido y espacio público.

Pocos temas mostraron avances. Entre ellos, Transcaribe, el desempleo, el área turística y la medición de pobreza. Esta última sigue siendo más alta que antes de la pandemia (2019).

Esos números en verde, sin embargo, son minúsculos porque su referente de comparación es 2020: un año atípico por la emergencia sanitaria del coronavirus.

Si bien algunos indicadores son históricos y se agudizaron con la cuarentena por coronavirus y la crisis económica, otros son responsabilidad directa del gobierno de William Dau.

Además de multiplicar las críticas en contra de su gobierno, esta radiografía le mete presión al alcalde para que apueste por inversiones más millonarias que desencadenen cambios profundos en el año y medio de gobierno que le queda.

Cartagena Cómo Vamos le deja, al menos, 10 tareas urgentes al Gobierno Distrital, desde 2020 en manos de Dau.

1. Bajar la pobreza a los indicadores pre-pandemia 

Como en el resto del país, la pandemia por coronavirus aumentó el número de pobres en Cartagena y esta capital tiene el desafío de bajar este indicador a como lo tenía en 2019, que si bien no era óptimo arrojaba  77.482 pobres menos.

Hoy el 40.4% de la población en Cartagena está en pobreza monetaria, según cifras recientes del Dane. Es decir, hay 421.746 personas sin posibilidades de acceder a alimentación, vivienda y otros artículos de primera necesidad.

Con esa cifra, Cartagena es la capital con mayor nivel de pobreza monetaria entre las principales capitales de Colombia. Además, en ese grupo tiene a 61.592 personas en pobreza extrema porque sus ingresos son tan mínimos que no logran cubrir al menos su alimentación diaria.

Comparado con el de 2019, el indicador de pobreza extrema está duplicado.

2. Mejorar el desempeño fiscal del Distrito

El Índice de Desempeño Fiscal bajó 12,44 puntos entre 2019 y 2021 al pasar de 62,44 a 50. Ese indicador de 100 puntos posibles que entrega el Departamento Nacional de Planeación (DNP) mide, en gran medida, la gestión financiera del gobernante de turno. 

En otras palabras, ese indicador es una medida de la solvencia que tiene la entidad territorial (en este caso Cartagena) para generar excedentes propios destinados a inversión, junto a las transferencias de la Nación y las Regalías.

Con un indicador de 50 puntos, Cartagena tiene el resultado más bajo de los municipios de categoría especial. Bogotá se ubica en el primer lugar con 86 puntos y en el Caribe Barranquilla tiene 56 puntos, es decir, también está en el grupo de riesgo pero por encima de Cartagena

Si bien con la medición de 2019 (62,44) Cartagena estaba en una situación vulnerable, ese indicador era más cercano a la categoría sostenible que el que hoy tiene.

En otras palabras,  Cartagena se ubica en el grupo de riesgo y su desempeño va desmejorando. Además, es altamente dependiente de las transferencias del orden nacional y su gobierno distrital debe adoptar medidas especiales para garantizar su solvencia financiera de largo plazo, dijo Cartagena Cómo Vamos.

3. Aumentar la inversión per cápita

Entre el grupo de municipios de categoría especial, es Barranquilla quien invierte más por habitante. Esa capital, Bogotá y Medellín  superan los dos millones de pesos per cápita (por individuo). 

Cartagena invirtió  $1.647.182 en 2021, es decir,  un 60% menos que Barranquilla. Aunque esa cifra fue superior a la de 2020 y 2019 porque el gasto total en inversión ($1,72 billones en 2021) aumentó 11% comparado con 2019 ($ 1,55 billones).

El Distrito invierte la mayor parte de esos recursos, 79%, en salud y educación.

Otros sectores cuentan con poca inversión. En recreación y deporte, por ejemplo, Cartagena invirtió $14.937 por cada cartagenero, mientras que en cultura $5.309. 

4. Invertir más recursos en infraestructura educativa pública

Según un diagnóstico de la Universidad de Cartagena, el 80% de las sedes educativas oficiales de esta capital tiene problemas de infraestructura. Una realidad que afecta la óptima prestación del servicio educativo.

Las 176 sedes públicas suman 2.323 aulas y el 70% de ellas están construidas en menos de 50 metros cuadrados, medida estándar para garantizar a estudiantes y profesores unas condiciones espaciales mínimas.

Solo el 31% de las aulas en Cartagena tiene más de 50 metros cuadrados de área, informó Cartagena Cómo Vamos.

Reconstruir las aulas existentes o diseñar futuros megacolegios teniendo en cuenta estas medidas es un reto urgente para el gobierno distrital. Hacerlo requiere una millonaria y constante inversión en infraestructura educativa. 

5. Sacar a las escuelas públicas del sótano de la calidad y cerrar brechas con los privados

Otro reto urgente que tiene Cartagena es mejorar la calidad de su educación básica pública. El 62% de los colegios quedaron clasificados por el Icfes en las categorías C y D de las pruebas oficiales de 2021. Es decir, ocuparon los niveles más bajos de las evaluaciones. 

Lo más crítico de este panorama es que el número de escuelas en el sótano de calidad va en aumento: en dos años ese indicador subió cinco puntos, asunto que se explica en gran medida por las clases remotas que trajo la pandemia por coronavirus, pues la mayor parte de los estudiantes no tuvo acceso garantizado a computadores ni a internet.

También los últimos dos años disminuyó del 8% al 3% el número de colegios oficiales en las categorías más altas A+ y A.

En la educación privada, por el contrario, la realidad es otra: de 44% en 2019, el porcentaje de colegios privados en las categorías más altas pasó a 47% en 2021.

6. Disminuir los embarazos de adolescentes

Uno de cada cinco partos en 2021 fue de una madre entre los 10 y los 19 años. Ese año, 84 niñas entre los 10 y 14 años se reportaron embarazadas y 2.865 adolescentes entre los 15 y 19 años.

Si bien la pandemia redujo el total de partos en la ciudad en un 11%, este efecto no fue tan fuerte en los embarazos adolescentes, que solo se redujeron en un 3%.

A 2021, el embarazo adolescente alcanzó los niveles de pre-pandemia. Es decir, siguen siendo altos.

7. Erradicar la mortalidad infantil y los nacimientos de bajo peso

Cartagena no ha logrado avances en la lucha contra la mortalidad infantil, informó Cartagena Cómo Vamos. Y esa crisis se evidencia en las muertes anuales de niños menores de un año: en 2021 fueron 200 los bebés que perdieron la vida, principalmente, por trastornos respiratorios.

Estos trastornos van de la mano del bajo peso. 

Cartagena tampoco ha tenido mejoras significativas en el control de neonatos de bajo peso y todavía en esta capital uno de cada 10 recién nacidos pesa menos de 2.500 gramos, mientras que un niño sano pesa, en promedio, entre 3.000 y 3.400 gramos.

En 2021 nacieron 1.537 niños con bajo peso, que representaron el 8,7% de los partos de ese año en esta capital.

Esos niños tienen mayores riesgos de enfermedades, como la hipoxia (bajo nivel de oxígeno), y más dificultades para alimentarse y mantenerse cálidos.

8. Mejorar la seguridad y disminuir los homicidios

La seguridad en Cartagena ha mantenido las alertas encendidas después de la pandemia por coronavirus porque con la reactivación, los homicidios han subido. En 2020 hubo 233 casos, 36 más que en 2019. Y 2021 cerró con 246 asesinatos. 

Esa tendencia persiste este 2022. El primer semestre cerró con 75 casos más que el mismo periodo de 2021. Es decir, hubo un aumento del 67%.

Si se mantiene esa tendencia de crecimiento, este año podría ser uno de los más violentos de la última década cartagenera.

La Policía ha explicado que gran parte de esas cifras son resultado de una disputa territorial de bandas por el microtráfico de droga. 

A eso se suman cambios recientes en la Secretaría del Interior de Cartagena, que como dependencia responsable de la política distrital de seguridad, han terminado influyendo en la ausencia de resultados más contundentes.

9. Ampliar la infraestructura vial para conectar mejor la ciudad

La infraestructura vial de Cartagena no crece desde 2012, manteniéndose en 1.833 km-carril, reveló Cartagena Cómo Vamos.

Entre 2020 y 2021 la malla vial en buen estado sólo mejoró el 1%. A ese año las vías sin problemas de pavimento o asfalto representaban el 73% del total. El 2% estaba en condiciones regulares, mientras que el 25% tenía evidente deterioro.

La administración distrital sólo contabiliza las vías ejecutadas con recursos del Distrito y no incluye las financiadas por el Gobierno Nacional, como el Túnel de Crespo o el Viaducto del Manglar.

Desde el segundo semestre de 2021, el gobierno de William Dau ejecuta millonarios recursos para mejorar la malla vial de Cartagena. Muchas de esas obras comenzaron a quedar listas a inicios de 2022, otras siguen en ejecución y algunas han sido cuestionadas por su calidad final.

Esas obras, que el Distrito continúa licitando para más ejecuciones este segundo semestre del año, ayudan a resolver lo urgente (pavimento o asfalto deteriorado), pero siguen sin apostar por impactar un problema de fondo: la ausencia de arterias viales que conecten mejor a la ciudad de norte a sur y de oriente a occidente.

10. Lograr cobertura universal de saneamiento básico

Aún hay cartageneros sin agua potable y servicio de alcantarillado: sólo el 93.5% de la población tiene acceso a agua potable y el 85% a saneamiento básico. Esas coberturas no aumentan desde 2019. 

Sin cobertura universal de alcantarillado y agua, en Cartagena aún hay familias en las zonas más pobres que dependen de las pimpinas de agua y de las letrinas para realizar sus necesidades fisiológicas diarias.

Una respuesta a “Las 10 tareas urgentes que Cartagena Cómo Vamos le deja al Gobierno Distrital (y le meten presión a Dau)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Suscríbete a La Contratopedia Caribe

Share This