fbpx
Los rectores y docentes deben supervisar el distanciamiento dentro del aula de clases. /Foto: Cortesía Gobernación de Bolívar

Así esperan Cartagena y Bolívar el regreso a las clases presenciales

Aunque los sindicatos de maestros se oponen al regreso a las aulas alegando que no están dadas las garantías, las secretarias de Educación en Cartagena y Bolívar aseguran que sí las hay y que por orden de los Ministerios de Salud y Educación las clases deberían iniciar, a más tardar, este 15 de julio.

El 15 de julio es el día cero para el reinicio de las clases presenciales en Colombia, después de un año y cuatro meses de educación a distancia por la pandemia de Covid-19. Ese regreso a las aulas en Cartagena y Bolívar, como en casi todo el país, ha sido cuestionado por los sindicatos educativos, quienes dicen que no están dadas las garantías.

Fallas en la infraestructura, nula conexión a redes de acueducto y aulas que no permiten el debido distanciamiento entre estudiantes son algunas de las razones de quienes se oponen a la presencialidad. Sin embargo, la orden del Ministerio de Educación es clara: todos los estudiantes y sus profesores deben volver a las aulas, siguiendo las recomendaciones de bioseguridad.

En Cartagena, según los sindicatos docentes, la situación de infraestructura educativa ha empeorado con la ausencia de profesores y personal directivo en los planteles desde hace 14 meses, por lo que en esa capital ese es el principal reparo para reiniciar las clases presenciales. El Distrito puso como plazo máximo de retorno a las aulas el 9 de agosto.

En los municipios de Bolívar, uno de los principales problemas es la falta de agua potable para el lavado constante de manos. Sin embargo, muchos estudiantes ya han regresado a las escuelas.

Sobre esas falencias y los planes para garantizar un reinicio seguro de clases presenciales, La Contratopedia Caribe conversó con las secretarias de Educación distrital, Olga Acosta Amell, y departamental, Verónica Monterrosa Torres. Ambas aseguran que sus dependencias han realizado las inversiones necesarias para facilitar el retorno y, al mismo tiempo, reconocen problemas de infraestructura que empeoraron con la pandemia y esperan ir resolviendo los próximos meses.

“Hemos invertido más de $4 mil millones en protocolos de bioseguridad”: Olga Acosta

Olga Acosta Amell, secretaria de Educación Distrital.

La Contratopedia Caribe. El regreso a clases en el Distrito ha sido criticado por varios sindicatos, que alegan falta de garantías de bioseguridad y fallas en la infraestructura. ¿Cómo garantizará la Secretaría de Educación Distrital el regreso seguro a las aulas? ¿Qué planes de adecuaciones hay para las sedes educativas más afectadas?

Olga Acosta. Esta es una orden expresa de los ministerios de Educación Nacional y Salud. Nos hemos venido preparando desde el año pasado: hicimos giros a los establecimientos educativos para que adecuaran las baterías sanitarias y, en efecto, la gran mayoría de los rectores hizo la ejecución. Estamos ahora haciendo el estudio de qué rectores todavía no han ejecutado esos recursos.

También entregamos a todas las instituciones los elementos de bioseguridad que establece la norma. Es decir, los colegios hoy tienen tapabocas, gel, alcohol y todo lo que indica el protocolo se les entregó ya hace aproximadamente dos meses. Entregamos los puntos de lavado de manos portátiles, que no necesitan instalación, sino que simplemente se colocan y se llenan con agua. Con esos, niños, niñas, docentes y todos los administrativos pueden lavarse las manos. Lo hicimos con recursos del Fome (Fondo de Mitigación de Emergencias) que el Ministerio de Educación nos envió.

Es cierto que Cartagena tiene una insuficiencia educativa histórica y sabemos que hay unas sedes que definitivamente requieren mantenimientos. Esos mantenimientos pueden hacerse con fondos de servicios educativos (un mecanismo de gestión presupuestal y ejecución de recursos de las instituciones educativas que es administrado por los rectores), porque así lo ha establecido el Gobierno, para que puedan ir haciendo los trabajos que se tengan que hacer.

La misma Resolución 777, que ordena el regreso a la presencialidad, establece condiciones, no solamente físicas, sino de aforos para que los docentes y el consejo directivo puedan asumir el protocolo, ya no tiene la escuela que hacer el protocolo, porque ya el Ministerio de Salud lo entregó anexo a la resolución.

Con base en esa resolución, tenemos varias condiciones para que la entidad territorial pueda tomar cualquier tipo de decisión con respecto al regreso a clases, eso tiene que ver con el índice de resiliencia epidemiológica municipal, que en este momento en Cartagena está en 0,38 y lo que dice la resolución es que hay que tenerlo en cuenta cuando sea mayor a 1. Otra de las condiciones es que la cobertura de vacunación del Distrito debe ser del 69% y nosotros en Cartagena tenemos un 38%.  

LCC. ¿Cómo ha sido la entrega de recursos? ¿Cuánta plata se ha dispuesto para garantizar todo lo que tiene que ver con esos protocolos?

OA. El Ministerio nos mandó seis mil millones de pesos. Invertimos $4.281 millones en lavamanos y elementos de bioseguridad, y tenemos por invertir $1.551 millones para más tapabocas. Ya en este momento todos los colegios tienen los elementos de bioseguridad y los puntos de lavado de manos.

LCC. ¿Cómo será, en detalle, el regreso? ¿Volverán todos los estudiantes o habrá clases virtuales y presenciales?

OA. De acuerdo con la resolución 777, los profesores debían arrancar nuevamente su trabajo pedagógico con los estudiantes, su desarrollo académico, el día 6 de julio, martes. Pero no puedo garantizar nada frente a ese regreso, porque hay una postura sindical, una postura de maestros y nosotros estamos expectantes porque no se puede mandar en los miedos de otros.

Este 12 de julio, la Alcaldía de Cartagena emitió un decreto con el que amplió hasta el 9 de agosto el regreso a la presencialidad educativa.La decisión se da ante la imposibilidad de empezar clases en 174 sedes educativas por fallas en la infraestructura, para completar la vacunación de docentes y administrativos, y a la espera de que el Índice de Resiliencia Epidemiológica Municipal pase de 0.38 a 1. 

LCC. ¿Y cómo va a ser el tema de los horarios? ¿Se mantendrá la misma intensidad horaria de antes de la pandemia o habrá cambios?

OA. Nada. No cambia nada. Cada escuela, de acuerdo con su aforo, seguramente organizará todo para que se garantice la presencialidad. El aforo que está contemplado en la Resolución 777 le permite al rector organizarse según sus salones. Todas las instituciones tienen aforos muy diferentes.

Por ejemplo, en el INEM los salones son gigantes, mientras hay colegios como el Olga González Arraut con salones pequeños. Sin pandemia, en esos salones podían estar máximo 30 estudiantes. Ahora debe revisarse el aforo teniendo en cuenta que deben guardar un metro de distancia, pero eso solo lo pueden hacer los rectores. Nosotros desde la Secretaría no lo podemos hacer.

LCC. Algunos docentes han insistido en la necesidad de una vacunación del gremio previo al regreso. ¿Cuántos docentes tienen reportados como vacunados?

OA. Los docentes están priorizados en la fase tres del Plan Nacional de Vacunación. Es decir que todos los docentes y administrativos de las instituciones educativas tienen derecho a estar vacunados. 

Dado que los docentes se pueden vacunar en cualquier punto, nosotros tenemos los datos según dos puntos que se habilitaron para docentes y administrativos de colegios públicos y privados. Esos son la Clínica San José de Torices y la Clínica Blas de Lezo. Allí se han aplicado 4.084 vacunas, 2.442 para personal de colegios oficiales, y 1.642 para trabajadores de colegios no oficiales. 

Sabemos que se han vacunado más docentes, pero no sabemos cuántos porque algunos se vacunan por fuera de estos puntos.

LCC. ¿Qué pasa si un padre de familia teme enviar a sus hijos a las clases presenciales? ¿Qué consideraciones habrá para esos casos?

OA. El padre de familia es libre de mandar o no a su hijo a las aulas, pero dentro de los derechos de los niños está poder recibir educación. No sé si esa decisión de un padre, de no mandarlo al colegio, podría tener implicaciones legales. Lo que sí está claro es que después de la Resolución 777 no es opcional dejar a los niños en casas.

LCC. En caso de que sea un docente el que se oponga a volver a las aulas, ¿a qué se enfrenta?

OA. De acuerdo con la norma, se entiende que si el docente no regresa ahora a las aulas abandona el cargo y si abandona el cargo se tiene que hacer lo pertinente de acuerdo con lo que dice la norma. 

En caso de inasistencia de los docentes se genera un reporte de días no laborados, que lleva a un proceso de abandono de cargo. Además, la directiva 05 del Ministerio de Educación indica que si el docente no regresa a la presencialidad no se le cancelará el salario ni la bonificación de zona de difícil acceso, en caso que aplique. 

LCC. Con esta nueva etapa de clases presenciales, ¿cómo funcionará el Plan de Alimentación Escolar? ¿Se mantendrá, por lo pronto, la entrega de paquetes de alimentación para preparación en casa o regresará la entrega en los comedores escolares?

OA. La misma resolución del Ministerio de Salud establece que la alimentación escolar debe hacerse en el sitio, es decir donde los alumnos están. Entonces, el Programa de Alimentación Escolar tiene que hacer la transición y nosotros, afortunadamente, en la contratación que hicimos dejamos la opción del paquete para preparar en casa, pero también del alimento cocinado en el sitio.

Ya estamos haciendo las verificaciones para que eso pueda suceder, y la gerencia del programa de alimentación escolar a nivel nacional nos indicará cómo puede ser esa transición.

LCC. Pero, seguramente no arrancará desde julio con el reinicio de las clases presenciales

OA. Nos queda bastante complicado, pero ya estamos trabajando para dar cumplimiento a lo que establece la norma.

LCC. Y, ¿esto no afectará el contrato firmado?

OA. No, porque el mismo Ministerio de Educación estableció que cuando hiciéramos los contratos dejáramos la opción de cambio de modalidad ante un eventual regreso a clases presenciales. 

En Bolívar tenemos altos índices de analfabetismo que impiden que los padres apoyen a los niños con guías académicas: Verónica Monterrosa

Verónica Monterrosa, secretaria de Educación de Bolívar.

La Contratopedia Caribe. ¿Cómo se garantizará el regreso presencial seguro en las aulas municipales? ¿Qué inversiones ha hecho la Secretaría en infraestructura educativa?

Verónica Monterrosa. Ya hemos realizado mejoramientos en las sedes educativas rurales a través de las convocatorias del Fondo de Financiamiento de Infraestructura Educativa (FFIE) del Ministerio de Educación. Hemos entregado 38 mejoramientos. 

Además, se ha articulado el trabajo con alcaldías municipales para hacer arreglos de baterías sanitarias en las escuelas y hemos conminado a los rectores para que, a través del Fondo de Servicios Educativos, también hagan unas mejoras que son menores y pueden hacerse rápidamente con esos recursos. Todo esto, mientras se contrata la gran apuesta de mejora de infraestructura del departamento, que comprende la construcción de nuevas escuelas: más de 138 mejoras de sedes educativas rurales y urbanas. 

LCC. ¿Y esos 38 mejoramientos en qué consistieron?

VM. Estos 38 mejoramientos consistieron en mejoras de baterías sanitarias, construcción de comedores escolares y de algunas aulas, cableado, pintura.

LCC. En algunas escuelas no hay agua porque están en zonas sin acueductos, ¿qué contempla la Secretaría de Educación en esos casos? ¿Habrá carro tanques frecuentes para llenar las cisternas de las escuelas?

VM. El suministro de agua en esas escuelas es competencia de las Alcaldías municipales. De hecho, esta semana estuvimos convocando a todos los alcaldes de los 44 municipios para coordinar este tipo de acciones. Lo que nos manifiestan los alcaldes es que trabajarán en diferentes alternativas: la primera es la construcción de algunos pozos, otra es la ubicación de tanques elevados en las escuelas y la llegada de carrotanques, con cierta regularidad según el número de estudiantes y el contexto de la escuela.

LCC. ¿Para cuándo tiene previsto Bolívar el regreso a clases presenciales?

VM. En Bolívar tenemos 251 sedes educativas (de más de 1.300) que ya están en alternancia y la idea es que a más tardar el 15 de julio, según la Resolución 777 del Ministerio de Salud y la Directiva cinco del Ministerio de Educación, estén el 100% de las escuelas abiertas.

LCC. Además de garantizar unas condiciones mínimas viables en términos de infraestructura, ¿qué inversiones ha hecho la Gobernación para dotar de insumos sanitarios y protección a las escuelas públicas del departamento?

VM. Desde enero entregamos elementos de bioseguridad a cada una de las 1.300 sedes educativas del departamento. Este kit contempló lavamanos portátiles, que no necesitan una conexión a acueducto, porque pueden ser llenados con agua de forma manual; tapetes industriales, termómetros e insumos como alcohol glicerinado y jabón líquido. 

Adicional a eso, vamos a tener una inversión de más de $200.000 millones en infraestructura educativa que contempla el mejoramiento, nuevas escuelas y un proyecto de construcción de aulas palafíticas en las zonas que tienen alto riesgo de inundación en el departamento.

Ya contratamos el servicio de aseo en los colegios, que no solo contempla el personal que hará la limpieza sino elementos de bioseguridad como tapabocas para el personal directivo y docente. Ahora estamos en fase de estructuración de compra de tapabocas especiales para los niños.

LCC. ¿Cuánta plata ha invertido la Gobernación en insumos de bioseguridad para el reinicio de las clases presenciales?

VM. Hemos invertido alrededor de $10.000 millones que son del Fondo de Emergencia Educativa, una partida presupuestal que el Ministerio de Educación Nacional destinó específicamente para este tema.

LCC. Dictar clases con tapabocas bajo las condiciones climáticas de nuestro territorio no es fácil. ¿Cuáles son las condiciones de horario proyectadas para el desarrollo de las clases presenciales? ¿Se mantendrá la intensidad horaria previa a la pandemia o habrá cambios en los horarios de cada bloque académico?

VM. Eso va a depender mucho del ejercicio que hagan maestros y rectores en la Semana de Desarrollo Institucional, porque debemos entender que cada escuela tiene un contexto diferente. Entonces, ellos van a establecer cuál será la metodología y los horarios. 

Suponemos que va a haber algunos ajustes, precisamente, para garantizar el distanciamiento entre los estudiantes y que puedan ir los mismos niños por corte. Eso es lo que se ha denominado la estrategia burbuja. Esto quiere decir que en un curso asisten los mismos estudiantes, los mismos días, a la misma hora. Así es más fácil hacer un cerco epidemiológico en caso de que se presente algún tipo de contagio.

El 93% de nuestras sedes educativas son rurales y la mayoría de ellas son multigrados. Son escuelas que no superan los 50 estudiantes en total y algunas no alcanzan los 20 estudiantes. Entonces, allí va a ser muy fácil que los niños regresen y tengan clases todos los días en horario normal, porque va a haber distanciamiento entre ellos.

LCC. ¿Cómo se contempla el reinicio de las clases presenciales? ¿Será la misma fecha para todas las instituciones o será un retorno escalonado?

VM. El lineamiento es que para el 15 de julio todas las escuelas estén en modo presencial. Lo que pasa en nuestro caso es que el calendario académico inició el 6 de julio, entonces, hay muchas escuelas que ya vienen en alternancia e iniciaron el 6 de forma normal. Otras se irán sumando gradualmente, pero el 15 todas las escuelas deben estar abiertas para recibir a los niños. Todo está dado para que así sea.

Hay zonas de difícil acceso que han pasado estos 15 meses sin que ningún maestro vaya y haga un proceso de retroalimentación o acompañamiento a los niños. Lo que nosotros como Secretaría de Educación hemos visto es que hay una exigencia por parte de los padres para que sus hijos regresen a las clases presenciales.

Esto es distinto a lo que uno puede notar en las redes sociales, porque ahí no se hace una diferenciación entre Bolívar y Cartagena. La situación de Cartagena es claramente contraria a lo que ocurre en muchos de nuestros municipios, donde hay una baja o nula afectación del Covid-19. 

En esas comunidades, hasta ahora, se ha dado un proceso maravilloso porque pudimos responder con la alternancia a ese llamado de los padres de familia. También sabemos que hay otra serie de aspectos que no vamos a poder mejorar en el corto plazo, como la conectividad o el acceso a las herramientas tecnológicas por parte de los niños. 

Por otra parte, aunque las tuviesen, en Bolívar tenemos altos índices de analfabetismo que impiden que los padres puedan apoyar a los niños en el desarrollo de las guías académicas.

LCC. Los maestros han manifestado que no pueden obligarlos a regresar a las clases presenciales sin que estén dadas las garantías para un ejercicio seguro. Por ejemplo, si no están vacunados. ¿Cómo avanza la vacunación de los docentes de las escuelas públicas en Bolívar?

VM. La vacuna no era una condición sine qua non para regresar a las escuelas. De hecho, no hay ninguna excusa, porque todos los maestros pueden ir a vacunarse y hay quienes no lo han hecho porque no desean hacerlo, tienen prevención con las vacunas o por cualquier otra circunstancia. Entonces, el gobierno para garantizarles ese retorno seguro los priorizó, pero no es condición que estén con las dos dosis para regresar.

A corte de 30 de junio tenemos a más de 12.000 maestros y directivos docentes con sus vacunas, desde cuando el gobierno los priorizó. Adicionalmente, hay un grupo de maestros que superan los 60 años y también ya están vacunados. Tenemos reportes de más de 5.943, lo que indica que tenemos ya inmunizado a más de un 60% de la comunidad educativa. Son buenas cifras. 

Entendemos perfectamente que hay unos reclamos desde los sindicatos y están en todo su derecho de hacerlos, pero la educación es un derecho y no hay lugar a negociar sobre eso. La postura del Gobierno es cancelar salarios a quien efectivamente esté dictando la clase.

LCC. ¿Y ustedes han conversado con los sindicatos al respecto? ¿Qué dicen ellos?

VM. No hemos hablado con ellos. Se mantienen en su posición de no retorno y tengo entendido que ya se retomaron las mesas de negociación a nivel nacional con Fecode. Lo que hemos trabajado con el Ministerio y nos ha impuesto la misma Procuraduría es que la presencialidad es un hecho y nosotros como funcionarios del Estado debemos hacer lo que nos corresponde para que la escuela esté abierta y esperando a los niños el 15.

LCC. Desde antes de la pandemia algunos docentes venían teniendo problemas en sus plazas por supuestas amenazas ¿Cómo está hoy la situación de seguriad?

VM. No, realmente este año tuvimos muy pocos casos: unos tres, y algunos de esos casos fueron desestimados en el marco del comité de amenazados, que es una instancia a la que se llevan este tipo de denuncias donde convergen la Defensoría del Pueblo, Procuraduría, la Unidad Nacional de Protección, el sindicato y personal de la Secretaría. Lo que hacemos es reubicar al docente cuando, efectivamente, la Unidad Nacional de Protección estima que hay una amenaza, pero a la fecha no hemos tenido muchos casos.

LCC. ¿Qué pasa si un padre de familia teme enviar a su hijo a las clases presenciales?

VM. Los padres siempre tendrán la libertad de decidir si envían o no al niño a la escuela. Nuestra invitación es a que vayan a la escuela y vean que este es un espacio de protección, de interacción social que requieren los niños para su salud emocional y mental.

Un padre de familia que decida no enviar al niño a la escuela debe saber que no hay alternancia. Esto quiere decir que el docente no está obligado a enviar una guía académica para que la siga el niño desde casa. Además, el programa de alimentación escolar beneficiará solo a los niños que estén asistiendo a la escuela, ya que no se van a entregar las raciones para preparar en casa.

LCC. ¿Ese cambio de rumbo en la entrega de alimentos, que ya no será con paquetes en casa, sino alimentación preparada en las sedes educativas, implicará cambios en los contratos que adjudicó la Gobernación?

VM. No, porque nosotros previmos que el regreso a la escuela iba a llegar y así lo señalamos en el contrato. Vamos a tener unos días de transición entre las raciones que se entregan para preparar en casa y las preparadas en sitio, para lo cual ya estamos realizando visitas para verificar, en conjunto con la Secretaría de Salud Departamental, las condiciones de los comedores y las cocinas.

LCC. Si arrancan las clases en las sedes educativas a más tardar el 15, ¿cuándo podrán tener el PAE en los planteles?

VM. A más tardar el 30 de julio tendrán ya el PAE en las sedes.

LCC. ¿Y cómo se ha garantizado durante todo este tiempo de pandemia la entrega oportuna y de calidad de estos alimentos?

VM. Se hace la entrega en jornadas específicas y por curso, en las escuelas que tienen este beneficio. Se entregan para 20 días. Sin mayores contratiempos lo hemos garantizado desde el primer día de clases. Además del equipo interventor, hemos dispuesto de un equipo de apoyo a la supervisión que realiza visitas en los sitios de las entregas.

LCC. ¿Y qué quejas se presentaron?

VM. Al inicio de la ejecución del PAE del año pasado tuvimos un inconveniente en Pinillo, si mal no estoy, pero a tiempo nos percatamos de que unos panes no llegaran en mal estado a los niños. Se dispuso de lo que se organiza en estos casos, la destrucción de los productos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Suscríbete a La Contratopedia Caribe

Share This