fbpx
Por ahora, son cuatro los aspirantes a suceder a Blel en la Gobernación. /Foto: Tomada de Argos.

Los políticos con aliados cuestionados que sueñan con la Gobernación de Bolívar

Las renuncias de tres funcionarios clave de la Gobernación de Bolívar encendieron los motores, para la carrera electoral de octubre de 2023, por la principal silla departamental.

El banderazo electoral en Bolívar, de cara a las elecciones regionales de 2023, llegó por cuenta de tres renuncias en el gobierno departamental, hace tres semanas. El gobernador Vicente Blel les aceptó las cartas a los secretarios del Interior, Carlos Feliz Monsalve, y Privado, Álvaro Redondo; y al director del Instituto de Deportes, el magangueleño Pedro Alí.

Los tres renunciaron para no inhabilitarse y aspirar a algún cargo de elección popular. La Ley obliga a los funcionarios públicos con aspiraciones políticas a dejar sus puestos al menos un año antes de la cita en las urnas, agendada en 2023 para el domingo 29 de octubre.

Antes de esas renuncias, en julio de este año, había salido Mery Luz Londoño, quien se desempeñaba como secretaria de Planeación del Departamento, desde el gobierno de Dumek Turbay, y ahora busca llegar a la Alcaldía de Cartagena.

La Contratopedia revisa este primer grupo de aspirantes a la Gobernación de Bolívar para contar quiénes son, cómo se han estado moviendo y sus conexiones políticas. 

Los cuatro que, hasta ahora, suenan para la principal silla de Bolívar tienen en común haber hecho carrera pública amparados o de la mano de cuestionadas casas electorales del departamento.

Álvaro Redondo Castillo

El ingeniero industrial, especialista en gerencia empresarial y magíster en administración de empresas Álvaro José Redondo Castillo estuvo en el cargo de secretario privado del gobernador Vicente Blel desde el inicio de su gobierno, en enero de 2020. 

Redondo Castillo es, por ahora, una de las cartas de la cuestionada casa política Blel, liderada por el exsenador condenado por parapolítica Vicente Blel Saad, padre del actual mandatario departamental. “Hoy hay dos opciones reales: Álvaro Redondo y Rafael Ricardo”, le dijo a La Contratopedia Caribe un miembro activo de ese grupo.

Otro político que conoce las movidas de ese movimiento le contó a este medio que “hay un acuerdo” entre Lidio García y el gobernador “para impulsar a Álvaro Redondo”. Según detalló esa fuente, el nombre de Rafael Ricardo, hijastro del exsenador José María Imbett, ya está descartado “porque nadie lo conoce”.

Sin embargo, la candidatura de Redondo depende de una movida que debe darse antes del 29 de diciembre próximo: la renuncia del representante a la Cámara por Bolívar, Yamilito Arana Padaui (Partido Conservador).

El magangueleño Arana logró una curul en la Cámara en 2018 con 76.574 votos y con el respaldo de la casa Blel. En las Legislativas de este año casi dobló su votación con 113.708 sufragios.

Desde esa victoria, con la que el cuestionado grupo político Blel logró fortalecerse con tres curules en el Congreso (Nadia Blel en Senado y Juliana Aray y Yamilito Arana en Cámara), el nombre de Arana ha sonado como eventual candidato a la Gobernación. Sin embargo, al ser consultado por La Contratopedia, no confirma por ahora una posible renuncia.

“Esa candidatura no me obsesiona, pero a todos los políticos nos gustaría ser gobernador de nuestro departamento”, dijo Arana.

Lo que en realidad hay detrás de su eventual candidatura es un pulso político, porque el exsenador Blel le critica no haber planeado mejor una posible aspiración: si renuncia, la casa Blel pierde poder. ¿La razón? Pasaría de tener dos curules en Cámara a una sola silla porque quien sigue en la lista conservadora milita en el grupo Montes.

El nombre de Redondo no es desconocido en las esferas públicas de Bolívar porque ha sido funcionario durante la última década: fue secretario de Agricultura y jefe de Gabinete en la administración de Juan Carlos Gossaín (2012 – 2015). También fue gerente del Instituto de Recreación y Deporte (Iderbol) y secretario de Desarrollo Regional y Ordenamiento Territorial, en el gobierno de Dumek Turbay (2016-2019).  

A esos espacios llegó como cuota de distintas casas políticas. Por ejemplo, en el Iderbol, durante el gobierno de Turbay, estuvo para representar los intereses de la otrora poderosa senadora de Cambio Radical Daira Galvis. Por choques con ella fue removido de ese cargo y pasó a formar parte del grupo del senador liberal Lidio García.

Con el respaldo de García fue nombrado secretario de Desarrollo Regional y desde 2019 milita en el grupo Blel. Le hizo campaña al ahora mandatario departamental y desde que inició la actual administración departamental fungió como secretario privado y gobernador encargado en varias oportunidades.

En 2011 aspiró a la Asamblea de Bolívar con el aval del Partido Liberal, pero los 8.966 votos que sumó no le alcanzaron para llegar a la Duma.

Carlos Feliz Monsalve

Diputado de Bolívar en dos periodos. Secretario del Interior de la Gobernación durante los últimos cinco años. El odontólogo Carlo Feliz Monsalve es otro de los exfuncionarios de la Gobernación que aspira a reemplazar a Blel en la principal silla del departamento.

Feliz Monsalve ha hecho casi toda su carrera política y como funcionario público bajo el paraguas de la cuestionada casa García – Zuccardi, liderada durante décadas por el exsenador Juancho Grarcía (fallecido en 2020 por Covid-19 y condenado por corrupción en 2007) y su esposa la también exsenadora Piedad Zuccardi (en juicio por parapolítica). 

Gracias al músculo de ese grupo y al aval del Partido de La U, Feliz Monsalve fungió como diputado de Bolívar durante dos períodos consecutivos: 2008-2011 y 2012-2015.

Sin embargo, su relación con los García – Zuccardi comenzó a fracturarse en las regionales de 2011 porque en lugar de respaldarlo en su aspiración a la Gobernación de Bolívar (tuvo que desmontar para seguir apostando por la Asamblea), los García-Zuccardi hicieron llave con Rosario Ricardo Bray. Sin embargo, perdieron ese pulso porque la Gobernación la ganó el liberal Juan Carlos Gossain.   

Para las regionales de 2015, cuando también postuló su nombre para llegar a la Gobernación de Bolívar, tuvo otro percance que se lo impidió: su hermano Mario Feliz Monsalve, que en ese entonces era contralor Distrital de Cartagena, no renunció a su cargo y su permanencia en el órgano de control local lo inhabilitó en su aspiración departamental.

En esa contienda respaldó al candidato del partido liberal, Dumek Turbay, que aglutinó a varios de los grupos políticos cuestionados en Bolívar, y se separó por completo del movimiento de Juancho García, que inscribió a Yolanda Wong, por el partido de La U. A último momento, los García – Zuccardi terminaron apoyando a Turbay.

Por ese apoyo a la candidatura de Turbay, Feliz Monsalve fungió como secretario del Interior en 2016 y para las elecciones a Congreso de 2018 respaldó al grupo del exsenador condenado por parapolítica William Montes. 

En esa contienda le puso votos a Emeterio Montes (sobrino de William), en su candidatura a la Cámara de Representantes, y a Andrés García Zuccardi (hijo y heredero político de los García – Zuccardi) al Senado. 

“Él hizo esa jugada pensando en tener esos dos apoyos para aspirar en 2019. Eso se le enredó porque Juancho le dio el aval a Wong para la Alcaldía por La U y el partido, por estrategia, no podía llevar candidato propio a Gobernación y a la Alcaldía”, le contó a La Contratopedia alguien que conoce la carrera de Feliz y que militó en el grupo del fallecido Juancho García.

Ahora, en su cuarto intento por la Gobernación de Bolívar, Feliz Monsalve espera llegar con el respaldo de los Montes, pese a que un integrante de esa familia está en el sonajero electoral.

Es tan evidente que quiere ser el candidato de ese combo, que una de las primeras movidas que mostró en sus redes sociales fue una foto de una reunión en la casa de Guillermo Montes, hermano y aliado político de William y padre del representante a la Cámara por Bolívar Andrés Montes. 

 

 
 
 
 
 
Ver esta publicación en Instagram
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

 

Una publicación compartida por Carlos Feliz Monsalve (@carlosfelizmonsalve)

Esa foto la acompañó con el siguiente mensaje: “Revisando temas. Mis amigos y hermanos. Conversamos del Bolívar grande y de Cartagena. Mompox jamás queda atrás. Pensando en el desarrollo del territorio: nuestro representante escucha e impulsa. Vamos con todo a trabajar por la ruta del emprendimiento”.

Consultado por la poca probabilidad de que los Montes cierren filas por él, debido a que un miembro de ese grupo quiere aspirar, Feliz Monsalve le respondió a La Contratopedia que busca ser “una alternativa para los ciudadanos”. 

“Si bien he estado ligado al Partido de La U y he apoyado a conservadores, nunca me han dado su respaldo para una aspiración como está”, dijo.

Feliz Monsalve también se está reuniendo con diputados, exfuncionarios y otros políticos bolivarenses en búsqueda de apoyos para las regionales de 2023. 

Emeterio Montes De Castro

El abogado, especialista en derecho aduanero y comercio exterior, y exrepresentante a la Cámara Emeterio Montes De Castro también suena para aspirar a la Gobernación de Bolívar. De hecho, esa eventual candidatura fue su principal razón para no lanzarse al Congreso en las pasadas elecciones.

Montes De Castro es sobrino del exsenador condenado por parapolítica William Montes, quien lidera uno de los grupos electorales más poderosos en Bolívar. De la mano de su tío, y con el apoyo de las estructuras que éste ha creado en el departamento a punta de burocracia, llegó al Congreso en 2018.

Además de la sombra de su tío, Emeterio tiene a cuestas haber sido fórmula en Bolívar de la exsenadora Aída Merlano para las elecciones de 2018 (después fue condenada por corrupción electoral y ahora está prófuga en Venezuela). Con esa alianza, la política barranquillera consiguió en el departamento de los Montes unos 30.000 votos.

La Silla Vacía contó que detrás de los votos que Merlano tuvo en Bolívar —representaron poco más de la mitad del total de su votación al Senado— hubo cerca de $4.000 millones que la excongresista conservadora pagó y le sirvieron a Montes para llegar a la Cámara. Los señalados nunca respondieron nada frente a esa sindicación.  

Ahora que empiezan a sonar otros nombres a la Gobernación, el de Emeterio vuelve a estar en la lista, pero sin tanta fuerza por la posible ruptura del pacto Montes-Blel, la otra casa política poderosa del conservatismo en Bolívar que hoy tiene gobernador.

Resulta que para las regionales de 2019, los exsenadores condenados por parapolítica Vicente Blel Saad y William Montes acordaron ir juntos por el principal cargo del departamento, apostándole a la candidatura de Vicente Blel hijo, actual gobernador, y para las regionales de 2023 harían lo propio, pero con el candidato que pusiera Montes. 

A un año de la contienda regional, el pacto parece roto, porque en la casa Blel quieren una candidatura propia. Pese a que esos respaldos clave no están claros, el exrepresentante Montes confirmó en julio de este año, a través de un comunicado de prensa, que participará en las próximas elecciones regionales.

De cara al 2023, ha estado activo en redes sociales publicando mensajes críticos sobre la inseguridad en Cartagena. También ha opinado sobre la necesidad de que Bolívar le apueste a la protección de sus pueblos más golpeados por la ola invernal. 

A finales de septiembre compartió una foto junto al director de la Unidad Nacional para la Gestión del Riesgo, Javier Pava, en la que lo acompañan los representantes a la Cámara de Bolívar, Andrés Montes y Fernando Niño, las dos cartas con las que el exsenador parapolítico Montes fortaleció su presencia en el Congreso en las elecciones de marzo pasado. 

Según esa publicación, en el encuentro hablaron de proyectos como la Protección Costera de Cartagena, el Plan Maestro de Drenajes Pluviales para esta ciudad y el Canal del Dique.

 

 
 
 
 
 
Ver esta publicación en Instagram
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

 

Una publicación compartida por Emeterio Montes De Castro (@montesemeterio)

“Eso está prendido en el grupo Montes. El candidato podría ser Emeterio o Zaith Adechine, que tiene toda su militancia dentro de ese grupo y lleva las de ganar, porque Emeterio es muy bogotano y tiene poco contacto con ellos”, le dijo a La Contratopedia un político activo que también tiene intenciones de aspirar.

Esa versión contrasta con la del representante Niño, del corazón del grupo de Montes. Consultado sobre si la aspiración de Emeterio es hoy una apuesta clara respondió: “Es el candidato”.  

Pedro Alí Alí

Este administrador de empresas, magangueleño, ha sido noticia la última semana porque desde su cuenta en Twitter confirmó que quiere aspirar a la Gobernación de Bolívar, donde trabajó hasta el mes pasado como Director del Instituto de Recreación y Deportes, Iderbol. A ese cargo llegó en enero de 2020.

En noviembre del 2023 si Dios quiere seré Gobernador Electo de Bolívar y estaremos listos para gobernar como lo hicimos desde la Alcaldía de Magangué, con los Comunales del Departamento. Miles de felicitaciones en su día”, publicó.

Alí Alí fue alcalde de Magangué, la segunda ciudad de Bolívar y epicentro del comercio del sur del departamento, entre 2016 y 2019. A ese cargo llegó con respaldos cuestionados, entre ellos el de la exempresaria del chance Enilce López, alias La Gata, condenada por homicidio y concierto para delinquir.

El apoyo del combo de La Gata a Alí se evidenció en campaña, cuando se montó en tarima con dos aliados de esa exempresaria: la exrepresentante a la Cámara Karen Cure y el exalcalde maganguleño Arcesio Pérez. 

Esa relación empezó cuando Alí era Concejal de su pueblo. La Silla Vacía lo reseña como uno de los impulsores de la candidatura de Héctor Julio Alfonso López a la Alcaldía de esa ciudad, con la que el combo de La Gata se hizo al poder local.

Desde su alcaldía, Alí apoyó la candidatura de Carlos Cabrales, actual mandatario de Magangué y también aliado de ‘los gatos’. Luego, aterrizó en 2020 al Iderbol como cuota burocrática del poderoso senador liberal Lidio García Turbay.

Esa relación entre el exalcalde y el congresista García Turbay se conoció públicamente antes de las regionales de 2019, cuando W Radio reveló varias fotos en las que se les veía en una pizzería de Cartagena acompañados por Fejed Alí, entonces precandidato liberal a la Gobernación y primo del exalcalde Alí Alí.

El senador Turbay es quien lo ha puesto a sonar ahora para la Gobernación de Bolívar. Sin embargo, quienes conocen las movidas de ese grupo político ven más esa aspiración como un globo que puede desinflarse pronto para acabar en una nueva candidatura a la Alcaldía de Magangué.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Suscríbete a La Contratopedia Caribe

Share This