fbpx
Deslizamientos en Piojó
Cerca de un centenar de casas colapsaron en el municipio de Piojó, el pasado 5 de noviembre. /Foto: Tatiana Velásquez

Las dos empresas de los Daes que coinciden en la tragedia de Piojó

Una compañía de ese emporio de Barranquilla está detrás de una obra señalada por los lugareños de tener cuota de responsabilidad en los deslizamientos. La Procuraduría y la Contraloría comenzaron a investigar.

El empresario Christian Daes anunció, la semana pasada, la “donación” de ventanas a través de una de sus empresas para la reconstrucción de las casas afectadas por las lluvias en Piojó. Ese anuncio ubica a dos compañías de su emporio económico en la tragedia del municipio del Atlántico.

La primera, A Construir, es una de las responsables de la construcción de un escenario deportivo, al que los lugareños le atribuyen cuota de responsabilidad por el derrumbe de 86 viviendas; mientras que la segunda firma, Tecnoglass, emerge ahora como filántropa en medio de la emergencia que golpea a los piojoneros. 

Las dos empresas

Christian Daes informó, desde su cuenta de Twitter, haber hablado con la ministra de Vivienda Catalina Velasco para acordar la “donación” de ventanas para 500 casas en Piojó y otras 500 en Barranquilla. 

Las ventanas las pondrá Tecnoglass, uno de los grandes fabricantes de vidrio en Estados Unidos y América Latina, que cotiza en la Bolsa de Nueva York y tiene sede en Barranquilla. 

Esa es la empresa más reconocida del emporio económico que Christian Daes construyó junto a su hermano José Manuel, y cuya consolidación se ha dado durante las últimas dos décadas con una millonaria participación en la contratación pública de Barranquilla, a través de otras organizaciones, y una sólida apuesta por las relaciones públicas y la filantropía.

De hecho, el anuncio de “donación” de las ventanas fue replicado por gran parte de los medios de comunicación en el Atlántico y alimenta aún más la imagen de los hermanos Daes como empresarios con sensibilidad social.

Una sensibilidad tanto en las esferas privadas: suelen entregar mercados en barrios pobres y comprarles a los campesinos sus productos, como en las públicas: en agosto pasado, anunciaron la cesión de sus acciones en la empresa de saneamiento básico Triple A y trabajan en el diseño de nuevos monumentos para el Atlántico.

Además de la firma Tecnoglass, la otra empresa de los Daes con vasos comunicantes con Piojó es A Construir, dedicada a la construcción de obras públicas y con sólido músculo económico: entre 2011 y 2019, recibió contratos que suman más de $322.000 millones de las alcaldías de Barranquilla, Malambo y Soledad, y la Gobernación del Atlántico.

Según un acta de octubre de 2021, A Construir tiene cinco accionistas. Tres de ellos son empresas cuyos fundadores o actuales propietarios son miembros de la familia Daes. Y en la Junta Directiva hay dos altos directivos de Tecnoglass.

Con el 88% de participación, A Construir forma parte de la Unión Temporal Espacios Urbanos 2020, de la que también es miembro Soluciones de Infraestructura y Logística SAS, propiedad de José Antonio Sánchez.

La UT debía ejecutar los $5.056 millones que la Gobernación del Atlántico destinó para la cancha de fútbol, en la parte superior de la ladera que se movió en Piojó. 

Esa cancha está paralizada desde noviembre de 2021 porque con las lluvias de entonces el terreno cedió y afectó a esa obra y varias casas ladera abajo.

La Gobernación anunció un estudio de suelo en ese momento, seis meses después de iniciados los trabajos. Es decir, la administración departamental no hizo un estudio previo para determinar si podía intervenir la corona de la ladera.

“El terreno está conformado por suelos arcillosos expansivos”, arrojó ese estudio.

La historia del contrato de la cancha se remonta a 2020, cuando el gobierno de Elsa Noguera firmó un convenio interadministrativo con la empresa de economía mixta Edubar por $204.763 millones, para intervenir 311.000 metros cuadrados de espacio público en distintos municipios.

Edubar contrató a la Unión Temporal Espacios Urbanos 2020, en un proceso que fue criticado por diversos sectores porque adjudicó el millonario paquete de recursos pese a recibir una sola oferta.

Tan millonario fue ese contrato, que tan pronto A Construir se lo ganó, los Daes se convirtieron en megacontratistas del gobierno de Elsa Noguera desde su primer año de administración. Un primer lugar que también han ostentando en la Alcaldía de Barranquilla desde que los Char (grupo político de la gobernadora Noguera) están en el poder.

El contrato de parques y plazas también recibió críticas porque su interventoría quedó a cargo de la empresa HM Ingeniería SAS, que ahora debe auditar a quienes en el pasado (los Daes) la contrataron para una obra civil. 

Fundada por el ingeniero Hugo Vargas Acuña, HM trabajó en la ejecución de la Ventana al Mundo, uno de los monumentos que los Daes le entregaron a Barranquilla, contó La Silla Vacía.

Ahora sobre la cancha de Piojó recaen los dedos índices de los lugareños, al hablar de las causas de su desgracia, y comienzan a poner sus reflectores los organismos nacionales de control.

Los anuncios de las ías

Sobre la paralizada cancha de Piojó, la Procuraduría General le pidió explicaciones a la Gobernación del Atlántico y a la Corporación Autónoma Regional del Atlántico (CRA). 

La Procuraduría requirió, el 14 de noviembre, a la gobernadora Elsa Noguera a presentar “un informe detallado del proceso contractual llevado a cabo para la construcción de la cancha de fútbol que, según las quejas de la comunidad, sería una de las causas de la situación que enfrenta este municipio”.

El Ministerio Público solicitó copia de los estudios y diseños, y de los informes de interventoría y supervisión del contrato. El ente estudiará ese señalamiento y la explotación minera como hipótesis del deslizamiento en Piojó este 2022.

Cinco días después del anuncio de la Procuraduría, la Contraloría General informó que “verificará la posible responsabilidad” de la “inconclusa obra de una cancha de fútbol” en el movimiento de tierra del pueblo atlanticense.

A través de un comunicado de prensa, esa entidad de control informó haber recibido denuncias de la comunidad, según las cuales el deslizamiento pudo originarse además de la temporada invernal por “la construcción de una cancha de fútbol, donde aparentemente no se debía hacer, y unos problemas de minería ilegal que se presentan en la región”.

Alexandra Rodríguez, delegada para Participación Ciudadana, estuvo recorriendo la cancha con algunos piojoneros.

También mencionó la cancha el presidente Gustavo Petro en su visita a Piojó, el 18 de noviembre, como una posible causa de los deslizamientos junto a la minería ilegal. 

Consultada por los señalamientos ciudadanos, la Gobernación del Atlántico le respondió a La Contratopedia que la “influencia de la construcción de la Cancha Municipal como posible causante de la remoción de masas en el municipio (…) es nula, debido a que la cancha está ubicada en la corona de la ladera y, tal como se ha observado la evolución de la falla, esta empezó en la base del talud”.

La Gobernación también dijo haber impermeabilizado el terreno y  “contrario a causar afectaciones a la ladera”, “redujo la filtración de agua en ella”, hecho que minimizó la presión y el volumen de material en el deslizamiento.

(Consulte aquí la respuesta completa de la Gobernación)

 Los resultados de las investigaciones, que apenas comienzan y podrán tomar varios meses, demostrarán si los lugareños tienen la razón o, por el contrario, la millonaria obra que la Gobernación les adjudicó a las empresas A Construir, de los Daes; Soluciones de Infraestructura y Logística SAS y HM Ingeniería no influyó en los deslizamientos de Piojó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Suscríbete a La Contratopedia Caribe

Share This