fbpx
Los Daes, a través de su empresa A Construir, son los principales contratistas privados de lo que va del gobierno de Elsa Noguera. /Foto: Imagen tomada de Zonacero.info

Los Daes, megacontratistas del Atlántico con obras en parques y albergues Covid-19

Como lo han hecho durante la última década en Barranquilla, los Daes son los principales megacontratistas privados en lo que va del gobierno de Elsa Noguera. Ostentan ese primer lugar con dos contratos, uno de ellos con obras en los 23 municipios.

Este contenido forma parte de la investigación ‘Así funciona el modelo de contratación charista en la Gobernación del Atlántico‘, posible gracias a la iniciativa ‘Desafío en Contrataciones Abiertas’ , del Open Contracting Partnership.

 

A través de la empresa A Construir, los hermanos José Manuel y Christian Daes, dueños de la empresa Tecnoglass, encabezan el listado de contratistas de origen privado del gobierno de Elsa Noguera.

Lograron ese primer lugar con dos contratos: uno convocado por Edubar para la construcción de más de un centenar de parques, plazas y malecones —el más millonario de los entregados por la Gobernación, los últimos dos años y medio— y otro para la adecuación de albergues Covid-19 al inicio de la pandemia en 2020.

Con los $144.211 millones que la administración Noguera les adjudicó por esos dos contratos, los Daes fortalecen aún más su músculo económico como contratistas y replican en el departamento lo que por una década han logrado en la Alcaldía de Barranquilla.

Es decir, coronarse como los campeones de la contratación pública local, a través de procesos de infraestructura para la construcción de parques y escenarios deportivos, la pavimentación de vías y la canalización de arroyos.

Los Daes son, también, accionistas de Alumbrado Público de Barranquilla, una de las tres empresas de economía mixta con la que el gobierno departamental ha contratado los últimos dos años y medio.

Parte de ese músculo se lo deben a los recursos que, como alcaldesa de Barranquilla, Noguera les adjudicó entre 2012 y 2015.

La relación Daes – Distrito de Barranquilla ha incluido, además, actividades filantrópicas a través de la Fundación Tecnoglass y la construcción de monumentos públicos en Barranquilla, como La Ventana al Mundo y la Aleta Tiburón. 

Ahora harán lo mismo en Atlántico: ya anunciaron la construcción de un faro en honor a los inmigrantes, en el municipio de Puerto Colombia, y otro en honor a los pescadores, en Repelón.

La Sociedad Colombiana de Arquitectos coordina el proceso para escoger los diseños de ambos  monumentos, que se basarán en las ideas de 50 niños de colegios públicos del Atlántico.

Particularmente, la relación de Noguera y ese poder económico ha trascendido la esfera pública, como quedó demostrado en la fiesta de matrimonio de la hoy gobernadora, celebrada en México en 2017 y a la que los Daes estuvieron invitados

Los otros dos megacontratistas privados que, hasta ahora, deja el gobierno Noguera son el grupo económico Terrapin-Mavig-Convias —cuyos accionistas son Manuel Vives González, Manuel Vives De Andreis y Luis Francisco Ovalle— y La Vianda, del matrimonio Navarro – Polanía.

Esas firmas también se han ganado millonarios contratos, durante la última década, en la Alcaldía de Barranquilla.

De hecho, en la contratación adjudicada por la Gobernación desde 2020, hay 15 poderes económicos que son contratistas recurrentes del charismo. Ese grupo de 15 obtuvo $565.659 millones de los casi dos billones adjudicados por el Departamento y analizados por La Contratopedia.

Entre esos 15 poderes hay empresas, como las de la familia Gerlein, Manuel Vives González o Sergio Torres Reátiga, que ya tenían un camino andado antes de que los Char aterrizaran en el poder local. Especialmente, Manuel Vives González es un reputado constructor de megaproyectos inmobiliarios en el Caribe.

Otras firmas, por el contrario, deben gran parte de su músculo económico actual a la contratación pública entregada por el charismo. El caso más evidente es A Construir, de los hermanos Daes.

La Contratopedia les envió cuestionarios a los tres poderes que han recibido buena parte de los contratos adjudicados con recursos del Departamento (A Construir, Mavig-Terrapin-Convias y La Vianda), durante los últimos dos años y medio, para conocer cómo participaron en esas convocatorias. Hasta la fecha, ninguna ha respondido.

Consultada por el hecho de que muchos de los contratistas de la Alcaldía de Barranquilla sean también los que se ganen los contratos en el Departamento, la Gobernación respondió que sus procesos de contratación se celebran de manera “legal y transparente a través de la plataforma transaccional del Secop II, administrada  por la Agencia de Contratación Colombia Compra Eficiente”.

“Los requisitos de participación (habilitantes), como los que asignan puntajes en cada una de  las licitaciones, se fijan única y exclusivamente en función de la naturaleza, tamaño y  complejidad de los contratos a celebrarse, buscando la selección de la mejor propuesta para la  entidad”, respondió la Secretaría General.

De esa manera —dijo la Gobernación— se escoge a los contratistas “que tengan las mejores condiciones de experiencia, capacidad financiera, idoneidad y precio, sin incluir factores discriminatorios, como por ejemplo su ubicación geográfica, lo que permite que proponentes de cualquier parte del país puedan participar de  dichos procesos”, 

Si bien los procesos celebrados por la Gobernación siguen las reglas de la contratación pública, la Cámara Colombiana de la Infraestructura viene advirtiendo desde hace años que existe un margen de maniobra para que los pliegos de contratación elaborados por los gobiernos locales favorezcan a determinadas empresas, en detrimento de las medianas y pequeñas, que son la mayoría del sector constructor.

En el caso del Atlántico, las empresas que han ejecutado millonarios contratos con la Alcaldía de Barranquilla llegan a las convocatorias con más posibilidades de cumplir con los requisitos habilitantes, por la experiencia y músculo financiero acumulados.

Y aunque la Gobernación convoque los proyectos de vías, infraestructura social, agua potable y saneamiento básico con pliegos tipo (condiciones estándar según los montos a contratar), esos procesos estandarizados son recientes y por sí solos no garantizan que los procesos queden en manos de diversos rostros, pues hay otros factores que influyen como la etapa de evaluación de las propuestas.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Suscríbete a La Contratopedia Caribe

Share This