fbpx
En la reciente encuesta de percepción ciudadana, los encuestados manifestaron un alto desencanto por el futuro de su ciudad. /Foto: Tatiana Velásquez

En Cartagena predominan el pesimismo y la desconfianza institucional

Los recientes resultados de una medición, publicada por Cartagena Cómo Vamos, muestran que el clima de opinión en Cartagena está marcado por la apatía hacia lo público y el desánimo por el rumbo de la ciudad.

Los recientes resultados de la encuesta de percepción ciudadana #miVozmiCiudad, publicados hoy por Cartagena Cómo Vamos, muestran que esta capital atraviesa una profunda crisis de confianza institucional y de optimismo, y que hay una sensación generalizada entre los encuestados de no estar en un buen vividero.

Los 2.106 habitantes consultados por esa iniciativa ciudadana manifestaron que la Alcaldía de Cartagena debería trabajar más por  la superación de la pobreza, aumentar la oferta de empleo y mejorar la seguridad y convivencia. 

La Contratopedia presenta 10 datos de la reciente encuesta virtual de percepción ciudadana, realizada en noviembre de 2021 a través de herramientas digitales y redes sociales, como Facebook, WhatsApp o Twitter, y de manera simultánea por 16 programas de la Red de Ciudades Cómo Vamos.

1. Tarjeta roja a Dau y al Concejo

Casi la mitad de los encuestados calificó como mala la gestión del alcalde William Dau, siendo más marcada esa desaprobación en el estrato alto.

La publicación de este dato, medido en noviembre pasado, coincide con dos hechos que tienen al mandatario de los cartageneros en la picota pública en este inicio de año: el 19 de enero, en medio de palabras soeces, acusó a los organismos de control de ser responsables de la crisis que vive Cartagena y de estar de brazos cruzados ante la corrupción e invocó las “vías de hecho” si sus funcionarios eran sancionados o suspendidos. 

Esa amenaza no es menor, pues Dau participó en algunas de las manifestaciones ciudadanas del Corredor Vial, durante 2021, para rechazar el cobro de peajes en esa arteria.

El segundo hecho tiene que ver con un mensaje privado que Dau envió por Whatsapp, filtrado el 29 de enero a través de redes sociales, donde reconoce haber tenido candidaturas al Congreso fallidas. La Procuraduría indaga si hay motivos suficientes para investigar al mandatario por posible participación en política.

Entretanto, el 76% de los encuestados por Cartagena Cómo Vamos le sacó tarjeta roja al Concejo. Esa corporación, justamente, comenzó el año en medio de un torbellino reputacional por sendos líos judiciales de dos de sus miembros.

La concejal liberal Gloria Estrada, quien fue elegida presidenta de esa corporación para el periodo 2022 -2023 no podrá ejercer, porque fue cobijada con casa por cárcel de manera preventiva en un proceso por narcotráfico. Estrada fue capturada el pasado 14 de enero junto a su novio y uno de sus aliados políticos con un kilo de clorhidrato de cocaína. En su cargo en la mesa directiva la reemplazó el conservador Óscar Marín.

El otro en líos es uno de los más veteranos integrantes del Concejo: César Pión Gonzáles (Partido de La U). Él fue condenado por el Tribunal Superior de Cartagena a 48 meses de prisión por prevaricato por acción, por haber ordenado el pago —cuando era presidente del Concejo en 2012— de reajustes salariales a cabildantes y excabildantes. 

Pión pagará su condena en casa, pero queda por fuera del ajedrez político porque la sentencia incluye una inhabilidad para ejercer cargos públicos por 80 meses.

2. Más pesimismo que optimismo

Tan mal creen los encuestados que van las cosas en su terruño que el pesimismo aumentó 27 puntos porcentuales al pasar del 36% en noviembre de 2020 al 63% en noviembre de 2021. Desagregados, estos datos arrojan mayor desánimo entre los habitantes de los estratos socioeconómicos altos.

3. Apatía por participar en lo público

Según la encuesta, cayó la participación ciudadana en espacios convocados por los gobiernos local y nacional al pasar del 24% al 19%.

4. Pocos avances en lucha contra la corrupcción

Para el 38% de los encuestados, los niveles de corrupción en la ciudad no han cambiado. Sólo un 26% consideró que habían disminuido, unas cifras que se dan pese al continuo discurso anticorrupción del gobierno de William Dau.

5. Aumentó la percepción de pobreza

Aumentó el porcentaje de encuestados que se consideran pobres. Ese indicador pasó del 48% en agosto de 2021 al 52% en noviembre de 2021. Los encuestados dijeron sentirse más pobres por no tener garantizado el acceso a los alimentos, la pérdida de ingresos monetarios, la falta de empleo y el declive de la situación económica de su hogar. Asuntos agudizados con la pandemia por coronavirus.

6. Hay más hambre

El 53% consultado dijo que ellos o alguno de los miembros de su hogar comieron menos de tres veces al día por falta de alimentos

Esas respuestas coinciden con los últimos resultados de la Encuesta Pulso Social del Dane, que ubica a Cartagena en el último lugar de las ciudades capitales del país en seguridad alimentaria. Los resultados muestran que sólo el 31% de los hogares pudo comer tres comidas diarias o más entre octubre y diciembre de 2021. Además, el 64% de los consultados por el Dane dijo no tener recursos para comprar alimentos o ropa.

7. Subió la sensación de inseguridad

El miedo está más presente en los barrios por cuenta de los robos y homicidios. De hecho, al momento de aplicada la encuesta (entre el 3 y el 25 de noviembre de 2021), los cartageneros debatían sobre la criminalidad en su ciudad, por una alerta que emitió la Embajada de los Estados Unidos y por la respuesta del alcalde Dau, quien interesado en atraer más extranjeros terminó estigmatizando a los barrios por fuera del circuito turístico.

La existencia de la delincuencia (71%) y la falta de fuerza pública en las calles (18%) fueron las principales razones de la alta percepción de inseguridad, según la medición.

8. Quejas por mal servicio de salud

Uno de cada dos encuestados dijo sentirse insatisfecho con el servicio de salud distrital, un indicador que en parte se explica por la débil infraestructura sanitaria de la ciudad, cuyo intento de transformación más reciente naufragó con las obras inconclusas que dejó el gobierno de Dionisio Vélez en 2015.

9. Hay malestar con los servicios públicos

La satisfacción con el servicio de acueducto no superó el 50% de los encuestados, mientras que la energía eléctrica fue el servicio que más generó malestar entre los cartageneros encuestados (51%).

10. La oferta de esparcimiento y de espacios públicos es limitada

La mayoría de encuestados (47%) dijo estar insatisfecha con la oferta de actividades culturales y de esparcimiento, toda una paradoja en una ciudad apetecida por nacionales y extranjeros.

De hecho, el 36% de los consultados afirmó visitar centros comerciales como su principal actividad deportiva o recreativa, seguida por la práctica de algún deporte (24%), ir a parques (22%) y comer en restaurantes (20%).

Todo este panorama pesimista se agudizó con la pandemia, pero también es consecuencia de la inestabilidad administrativa que Cartagena ha vivido durante la última década y una clase política local, que en más de una ocasión no ha visto más allá de sus peleas e intereses particulares.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Suscríbete a La Contratopedia Caribe

Share This