fbpx
Panorámica de Marbella, Cartagena
La segunda fase de obras de la Protección Costera de Cartagena contempla la intervención de 2.5 kilómetros de litoral entre El Cabrero y el Túnel de Crespo. /Foto: Tatiana Velásquez

Protección Costera de Cartagena: segunda fase queda en manos de viejos conocidos

Las dos firmas seleccionadas por Gestión del Riesgo para ejecutar las obras en El Cabrero forman parte del consorcio que, como parte de la primera etapa, debe intervenir el litoral entre El Laguito y Centro el Histórico.

Un consorcio conformado por dos empresas colombianas, también con participación en la primera fase de la Protección Costera de Cartagena, es el contratista seleccionado por Gestión del Riesgo para ejecutar las obras en el litoral del barrio El Cabrero por $20.306 millones.

Las empresas detrás del Consorcio Protección Fase II son Alvarado & During SAS y Dinacol SA, con igual porcentaje de participación. Fueron seleccionadas por la entidad nacional —a cargo de la contratación de este esperado macroproyecto para mitigar la erosión en parte del litoral cartagenero— tras una convocatoria que inició el semestre pasado y tuvo 94 manifestaciones de interés, pero solo dos cotizaciones formales.

Gestión del Riesgo anunció, vía comunicado de prensa el viernes pasado, que el consorcio cumplió con todos los requisitos exigidos. Estos son:

  • Financieros, indicadores que evidencian músculo económico.
  • Jurídicos.
  • Técnicos, entre los que están experiencia, equipo profesional idóneo para las obras, cronograma definido de intervención; maquinaria, equipos y herramientas; propuesta económica y método constructivo.  

Las obras de la primera fase, entre El Laguito y el Centro Histórico, debieron comenzar en julio pasado, según el cronograma publicado por Gestión del Riesgo en su sitio web. Éstas están proyectadas hasta diciembre de 2022.

Lo que ocurrió ese mes fue la firma del acta de inicio de las obras. Durante la ceremonia, el 30 de julio, Gestión del Riesgo anunció que la primera piedra debe ponerse en noviembre, es decir, en pocas semanas.

Desde julio no ha habido más información sobre esta primera fase, que sin haber comenzado ya movilizó a los trabajadores informales del turismo. A finales de agosto protestaron frente al Palacio de La Aduana al no tener certezas sobre cómo el Distrito y Gestión del Riesgo les garantizarán su trabajo una vez las obras comiencen.

Mientras la primera fase todavía no comienza, la segunda ya tiene contratista.

Las empresas de la segunda fase

Las firmas A & D Alvarado & During SAS y Dinacol SA se ganaron, en mayo pasado, junto a la firma guajira Dicon Ingeniería e Inversiones SAS, la primera fase de la protección costera, por $136.398 millones, como integrantes del consorcio Proplaya. Una selección que generó dudas por la solidez financiera de ese consorcio para ejecutar las obras.

Las dudas sobre el músculo financiero de Proplaya se dieron, justamente, por la empresa bogotana Alvarado & During SAS, que ahora también es miembro del consorcio con luz verde para ejecutar la fase dos de este millonario proyecto. 

Desde junio de 2019, Alvarado & During SAS está en “reorganización empresarial”, proceso al que acuden las compañías colombianas cuando no pueden atender sus obligaciones o están próximas a dejar de pagarles a sus acreedores.   

Después de una petición de la Vicepresidencia de la República, Gestión del Riesgo revisó otra vez las características financieras de ese consorcio y confirmó que sí tiene la capacidad y la fortaleza financiera para ejecutar las obras.

Alvarado & During SAS existe desde 1963, tras ser fundada por el ingeniero Jorge Alvarado Cañón. Tiene sedes en Bogotá y Cartagena y sus accionistas son:

  1. Ilse During de Alvarado
  2. Jorge Alvarado Cañón
  3. Ilse Alvarado During
  4. Alejandro González Alvarado y 
  5. Juan Carlos Monzón Alvarado. 

El otro integrante del Consorcio Protección Fase II es la empresa cartagenera Dinacol SAS, con 14 años de experiencia en obras civiles. Además de la construcción, esta compañía se dedica a la fabricación de estructuras metálicas. 

Su representante es Osvaldo Rodríguez Luna.

Desde 2014 está inscrita en el Registro Único de Proponentes, que les permite a las empresas contratar con el Estado Colombiano. En el Sistema Electrónico de Contratación Pública (Secop) registra 11 contratos firmados con distintas entidades públicas por $31.048 millones.     

En 2016, la Corporación Autónoma Regional del Río Grande de la Magdalena, Cormagdalena, le adjudicó la construcción e instalación de muelles flotantes en Barranquilla, Mompox y Bucaramanga por $1.656 millones. 

Esas obras le generaron ruido porque el muelle de la terminal Yuma, en Bucaramanga, presentó fallas 10 meses después de haber sido instalado.

Las obras

El Consorcio Protección Fase II deberá  intervenir 2.5 kilómetros de litoral entre El Cabrero y el túnel de Crespo, como parte de la segunda etapa de este esperado megaproyecto. 

Esas obras contemplan dos espolones, una escollera para la conformación de playas y el acceso a las mismas, y la siembra de vegetación nativa en la zona de intervención.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Suscríbete a La Contratopedia Caribe

Share This