fbpx
Cientos de familias están inundadas desde la madrugada de este sábado en Cartagena. /Foto: Tomada de W Radio.

Plan de Drenajes, otro proceso fallido que deja la década perdida de Cartagena

La inestabilidad administrativa que ha tenido la capital de Bolívar desde 2012 no le ha permitido ejecutar sus grandes proyectos de infraestructura, entre ellos uno para evitar las inundaciones con cada lluvia. Mientras tanto, los cartageneros pagan las consecuencias de esa crisis política.

La versión audiovisual de esta investigación, en este video. 

 

Cartagena amaneció inundada por el paso de la tormenta tropical Iota. Cientos de familias en barrios como Villa Rosita, El Pozón, Fredonia y Ricaurte están bajo el agua.  La Alcaldía reportó que el 70% de la ciudad, el Centro Histórico incluido, está afectado y por eso declaró la calamidad pública para “contratar equipos” y comenzar a intervenir los caños y canales taponados. De esas intervenciones dependerá, en parte, que el agua no siga represada.

La emergencia, que continuará por varios días más según el Ideam, le recuerda a esta capital cuán urgente es un Plan Maestro de Drenajes Pluviales: una inversión billonaria, cuyo primer esbozo data de 1982 como resultado de un programa de cooperación técnica con Naciones Unidas.

Esa macro inversión, contempla obras de infraestructura en los caños y canales, más allá de las limpiezas, y una política para el mantenimiento constante de las estructuras pluviales, como alcantarillas y rejillas, no solo en temporada invernal.

Un desafío mayúsculo para Cartagena en momentos en que el nivel del mar ha subido. Además, desde la liquidación de las Empresas Públicas Municipales en 1994 no hay una entidad responsable del sistema pluvial, pues ese servicio público no es domiciliario y está por fuera de las competencias de Aguas de Cartagena.

Los estudios del Plan solo los formuló casi 30 años después la administración de Judith Pinedo, quien los dejó listos en 2011. En aquel momento, ese gobierno identificó las zonas prioritarias y las fases de intervención, pero con los cambios urbanísticos y ambientales de los últimos años podrían ser inviables hoy.

Desde entonces, Cartagena no ha podido sacar adelante ese megaproyecto, en parte, por una crisis administrativa que no le ha permitido formular políticas de largo plazo, a diferencia de otras capitales del Caribe como su vecina Barranquilla y una urbe más pequeña como Montería.

La capital de Bolívar no logra, desde hace ocho años, que sus alcaldes electos acaben su mandato constitucional por cuenta de enfermedades, inhabilidades o escándalos de corrupción. De hecho, sin cumplir un año de gobierno, a William Dau ya lo acecha la sombra de una revocatoria

Mientras el Plan Maestro sigue frenado, como muchos otros proyectos de infraestructura clave lo han estado la última década,  las administraciones locales le apuestan a la limpieza y ampliación de canales que, si bien son necesarias, han terminado siendo millonarios ‘pañitos de agua tibia’.

Una mitigación que el gobierno Dau no ha hecho y por la que ahora le pasan factura desde distintos frentes.

Las obras que no se contrataron antes 

Tan pronto las imágenes de barrios inundados comenzaron a aparecer en redes sociales, el procurador Fernando Carrillo recordó a través de su cuenta de Twitter que el Ministerio Público le había sugerido al Distrito, en marzo pasado, darle prioridad al Plan Maestro de Drenajes Pluviales,  “única solución integral para las inundaciones en la ciudad”.

Carrillo dijo que la sugerencia la hizo, inicialmente, en una reunión con la participación del alcalde William Dau y el gerente de Aguas de Cartagena, Jesús García. Después, reclamó el cumplimiento de esas obras a través de una carta.

Al recorderis del procurador Carrillo se sumaron miembros de la administración de Pedrito Pereira, que estuvo en el Palacio de La Aduana hasta el 31 de diciembre pasado.

El exsecretario de Infraestructura, Édgar Marín Támara, aseguró que dada la importancia de la “limpieza de canales” para mitigar las inundaciones o disminuir sus probabilidades es clave contratar esas obras, como sí lo hizo la administración de la que hizo parte.

También se han pronunciado concejales, que aseguran haberle recordado a Gestión del Riesgo Distrital, a mediados de año, lo que podía pasar y no concentrarse solo en la pandemia por coronavirus. 

Hasta este sábado, Dau no había contratado trabajos de limpieza en el sistema de caños y canales. La mayor parte de su gobierno se ha enfocado en atender la emergencia sanitaria, que de marzo a mayo tuvo a esta capital como uno de los principales focos de contagio del país y con los ojos nacionales encima por su débil sistema de salud.

 

 
 
 
 
 
Ver esta publicación en Instagram
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

 

Una publicación compartida de Secretaría de Infraestructura (@secinfraestructuractg)

Las recientes intervenciones en canales van por cuenta de Cardique, la Corporación Autónoma Regional del Canal del Dique, que tiene jurisdicción en Cartagena y en 20 de los 46 municipios de Bolívar. Esa entidad contrató el 27 de octubre un paquete de inversiones por $34.000 millones para limpieza de los cuerpos de agua del departamento, durante los próximos 10 meses. Once de esas obras se realizarán en esta capital por más de $6.000 millones.

Esas intervenciones están a cargo del Consorcio Cardique 20-21, representado por César Caro Pinilla y conformado por cuatro empresas: las barranquilleras Cotraing SAS,  Cure Tous S en C y Obringe SAS, y la firma monteriana Luis Daniel Lozano Bustillo.

Esas obras incluyen intervenciones en el Canal Matute, uno de los desbordados desde hace horas y que tiene a varios conjuntos residenciales del sector Parque Heredia anegados.

Sobre contratos similares a estos, la Fiscalía ha dicho que han sido usados para prácticas corruptas y, justo por ese tipo de procesos, en septiembre de 2019, les imputó cargos a 21 excontratistas de esa corporación ambiental. 

Un asunto que no causó sorpresa en parte de los cartageneros porque es de dominio público la politización de esa entidad, llamada a preservar los ecosistemas estratégicos de Bolívar, incluido el sistema hídrico de Cartagena. De él hacen parte el Mar Caribe, las bahías de Cartagena y Barbacoas, la Ciénaga de la Virgen, los caños y los lagos internos.

Los millonarios pañitos de agua tibia

Sin decisiones de fondo para solucionar el deficiente drenaje de la ciudad, la Alcaldía ha entregado la última década 13 contratos millonarios para limpiar o ampliar los caños y canales, que suelen ser usados por la comunidad como basureros a cielo abierto.

La Alcaldía le entregó a Edurbe la administración de cinco de esos 13 contratos. Sobre esa entidad distrital, encargada de trabajar por el desarrollo urbano, hay cuestionamientos en Cartagena por el manejo de la plata pública y la calidad de las obras que subcontrata. 

Los otros ocho contratos los ejecutaron firmas privadas, entre ellas: 

  • AGM Desarrollo SAS, hasta 2010 Construcciones Hilsaca Ltda, propiedad del investigado empresario Alfonso el ‘Turco’ Hilsaca, a quien la Fiscalía señaló en el pasado de homicidio y de financiar grupos armados ilegales. La Contraloría advirtió en 2018 sobre los nulos avances de un contrato que a esa firma le entregó Cardique, en 2007 por $35.000 millones, para la recuperación de la Ciénaga de la Virgen.
  • Donado Arce y Cia, del megacontratista Roberto Carlos Donado y una de las firmas más beneficiadas con contratos durante la era Char en Barranquilla. Además, según investigación de La Silla Vacía, esta firma ganó más de $11 mil millones en contratos vinculados con la ‘mermelada santista’ que recibió el senador conservador del Atlántico Laureano Acuña.
  • Carlos Vengal Pérez, contratista del Atlántico, investigado por la Fiscalía por posibles sobrecostos en la remodelación del polideportivo del municipio de Sabanalarga y quien ha tenido líos por la calidad de las obras en varios departamentos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete a La Contratopedia Caribe

Share This