fbpx
Uno de los rubros más millonarios de la megacontratación directa del gobierno de William Dau ha sido el alumbrado público. /Foto: Alcaldía de Cartagena

Mitad de megacontratos del gobierno Dau se han firmado de manera directa

$307.515 millones de $620.579 millones entregados por el gobierno de William Dau se adjudicaron sin competencia. Si bien ese monto es abultado, aumentaron las personas y empresas interesadas en contratar con el Distrito.

Este contenido forma parte de la investigación ‘Megacontratación de Dau: pocas obras de alto impacto y más contratos de rutina‘.

Desde enero de 2020, el gobierno de William Dau ha adjudicado más de $313.063 millones por contratación directa, que representan la mitad de la megacontratación analizada por La Contratopedia Caribe. El Distrito firmó el resto de recursos, $307.515 millones, a través de procesos con competencia.

Este medio revisó 139 contratos superiores a los mil millones de pesos y encontró que la megacontratación de Dau arroja resultados similares a toda la contratación de su primer año de gobierno, analizada por Funcicar: pese a haber un millonario monto por contratación directa, aumentaron las empresas y contratistas con intención de suscribir contratos con el Distrito.

Alumbrado público, entre los servicios más millonarios y sin concurso 

El 87% de la megacontratación directa de la Alcaldía, los últimos dos años y medio, se ha invertido en dos grandes áreas: 

  • Servicios educativos con organizaciones confesionales y escuelas privadas.
  • Contratos interadministrativos para distintos rubros, entre ellos los de alumbrado público. 


Organizaciones confesionales como la Arquidiócesis de Cartagena, la Pía Sociedad Salesiana Inspectoría San Luis Beltrán o la Congregación de Hermanas Franciscanas Misioneras de María Auxiliadora atienden una parte de la matrícula de los grados básicos (primaria y secundaria) del sistema público cartagenero.

Prestan ese servicio porque el Distrito no tiene suficientes aulas para atender a sus estudiantes.

De hecho, según un diagnóstico de la Universidad de Cartagena, el 80% de las sedes educativas oficiales de esta capital tiene problemas de infraestructura. 

Para garantizar el servicio educativo a toda la población matriculada en el sistema público, en aumento por la migración y la vulnerabilidad económica tras la pandemia por coronavirus,  la Alcaldía contrata desde hace años bajo tres modalidades, permitidas por el Ministerio de Educación: 

  • Banco de Oferentes: listado de propietarios de establecimientos privados, que cuenten con una reconocida trayectoria en el sector educativo y puedan prestar sus servicios a los estudiantes.
  • Confesiones Religiosas: organizaciones que prestan servicios educativos y tienen infraestructura idónea.
  • Concesiones: instituciones a cargo de escuelas construidas y dotadas por la administración local. En Cartagena hay dos: I.E Rosedal y la I.E. Nelson Mándela.

En cuanto a los contratos interadministrativos, los más millonarios son los que el Distrito firmó con Empresas Públicas de Medellín (EPM) para la operación del alumbrado público en Cartagena. Dos contratos suman $55.312 millones y se suscribieron sin concurso público.

El 13% restante de los megacontratos directos, la Alcaldía los destinó a atención sanitaria por Covid-19, al alquiler de inmuebles y al mantenimiento de redes o equipos.

Bolsa, principal escenario de contratación entre montos por competencia

La otra mitad de la megacontratación analizada por La Contratopedia, $307.515 millones, el Distrito la ejecutó a través de siete modalidades, siendo la Bolsa de Productos la más millonaria.


A través de la Bolsa Mercantil, el Distrito ha contratado los últimos dos años el Programa de Alimentación Escolar, la vigilancia en escuelas y dependencias distritales y los alimentos para los adultos mayores. 

Otra de las modalidades de competencia a la que ha acudido la Alcaldía  es a la Tienda Virtual del Estado Colombiano, que funciona bajo Acuerdos Marco de Precios. 

El Acuerdo Marco es un contrato entre Colombia Compra Eficiente, representante de los compradores públicos, y los proveedores para adquirir bienes, obras o servicios estandarizados. De esa manera, a las entidades públicas se les facilitan sus procesos de contratación porque pueden comprar a buenos precios y en poco tiempo. Y además, se disminuyen las posibilidades de contratos amañados.

La licitación pública fue el tercer escenario con más recursos contratados, entre las modalidades de competencia.

La Alcaldía ha celebrado, desde 2021, 12 licitaciones por $35.880 millones, que han tenido 323 oferentes. Una cantidad de la que no hay registro en licitaciones adjudicadas por gobiernos anteriores y que debe ese elevado número a tres procesos de intervención de la malla vial.

En 2020, la Alcaldía no celebró ninguna licitación pública y se enfrentó, como ocurrió en el resto del país, a una restricción de obras públicas entre marzo y abril.

En toda la contratación analizada por Funcicar en 2020 hubo un patrón similar de pluralidad de oferentes. Según Vigila Cartagena, observatorio de esa entidad, en promedio cuatro proponentes presentaron sus ofertas por cada proceso de contratación. Un indicador alto en comparación con el de 2019, cuando fue menor a tres.

En cuanto al promedio de proponentes habilitados en 2020, éste fue de cinco, mientras que en 2019 fue de 1,2 proponentes.

Otro factor que evidencia el aumento de interesados en contratar con el Distrito en 2020 —informó Funcicar— fue el porcentaje de procesos en los que se presentó un solo proponente: en 2019 hubo oferente único en el 49% de los contratos de la Alcaldía, mientras que en 2020 ese porcentaje de procesos fue del 29%.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Suscríbete a La Contratopedia Caribe

Share This