fbpx
Dumek Turbay Paz, alcalde electo de Cartagena. /Foto: Cortesía.

Los dos nombres del futuro gabinete de Dumek que desde ya generan dudas

Dos de los ocho funcionarios designados por el alcalde electo Dumek Turbay llegan a la baraja distrital con interrogantes por un eventual conflicto de interés y poca experiencia en hacienda desde el sector público.  

Súmate a Mi Lupa, el programa de membresías con el que La Contratopedia Caribe busca el apoyo ciudadano para seguirle el rastro a la contratación pública. Con tu aporte ayudas a un medio de comunicación regional, que desde 2019 le pone rostro a la plata pública en Bolívar, Cartagena, Barranquilla y Atlántico. Gracias por respaldar este proyecto. Aporta aquí.

Los ocho primeros nombramientos del nuevo gobierno distrital de Cartagena, que se posesiona el 1 de enero de 2024, generaron aplausos al unísono tan pronto el alcalde electo Dumek Turbay Paz los anunció desde su cuenta de X (antes Twitter), el pasado 24 de noviembre. 

Personas del sector privado, especialmente de los gremios de Cartagena, fueron los más entusiastas con los perfiles. Sin embargo, con el paso de los días, comenzaron a surgir dudas, entre algunas voces (muy pocas), por dos de esos nombres: el futuro jefe jurídico Milton Pereira Blanco y la futura secretaria de Hacienda María Camila Salas.

El primero, Pereira Blanco, tuvo una relación reciente con un gigante de la construcción y los peajes de Colombia, que tiene demandado al Distrito y cuya estrategia de defensa pasará ahora a sus manos.


Y la segunda, Salas, pese a su buena hoja de vida y reconocimiento en Cartagena, no tiene trayectoria en hacienda ni finanzas desde el sector público. 

El nuevo secretario jurídico y su reciente nexo con KMA

Milton Pereira Blanco.

Milton Pereira Blanco, quien desde el 1 de enero debe asumir como jefe de la Oficina Asesora Jurídica de Cartagena, es un abogado y licenciado en Filosofía, con experiencia como abogado litigante, académico y servidor público. 

Fue jefe jurídico de la Alcaldía de Cartagena, durante el gobierno transitorio de Sergio Londoño Zurek, entre agosto de 2017 y abril de 2018. También tiene experiencia como asesor jurídico externo de las entidades distritales Corvivienda e IDER y la departamental Icultur.

Las dudas que desde ya genera el rol que desempeñará Pereira Blanco —reconocido en Cartagena por su buena hoja de vida— comenzaron a surgir, desde este lunes, por una relación laboral reciente que tuvo con KMA, empresa megacontratista propiedad de la familia Amín de Cartagena (en cabeza de Menzel Amín Bajaire y Menzel Amín Avendaño).

Un usuario anónimo publicó en X (antes Twitter) un poder que el gerente de KMA, Menzel Amín Avendaño, le entregó en 2020 a Pereira Blanco para que representara a esa compañía en un proceso licitatorio de la Gobernación de Bolívar, por $32.676 millones, para el mejoramiento de una vía entre los municipios de Magangué y Achí.

La Contratopedia buscó en el Sistema Electrónico de Contratación Pública (SECOP) el proceso licitatorio de la Gobernación de Bolívar, referenciado  por el usuario anónimo en X (antes Twitter), y encontró que se trata de un documento verídico, que formó parte de la propuesta de KMA para ganarse esa obra. El contrato lo obtuvo Construcciones AP SAS.

Esa relación laboral —legal y usual entre un abogado y una empresa de construcción— sugiere un eventual conflicto de interés, más no inhabilidad alguna para que Pereira Blanco se posesione como secretario jurídico de la Alcaldía.

Y hay un eventual conflicto de interés porque KMA tiene demandado al Distrito desde el 4 junio de 2021. Resulta que el actual alcalde de Cartagena William Dau no firmó el acta de inicio de obras para la construcción de la Quinta Avenida de Manga y el Corredor Portuario, por alianza público privada (APP). 

Ese contrato lo debía comenzar a ejecutar ese año KMA porque en diciembre de 2019, días antes de dejar el cargo de alcalde interino, Pedrito Pereira Caballero firmó una resolución que le dio luz verde a esa APP. El proyecto contemplaba la instalación de peajes por más de dos décadas, para recuperar de esa forma los billonarios recursos invertidos por KMA en la construcción de las vías.

Como Dau se negó a continuar ese proceso, KMA asegura que los perjuicios causados por ese cambio de decisión del Distrito ya suman  $111.603 millones.

Perjuicio que este privado busca resarcir a través de la demanda que interpuso ante el Tribunal Administrativo de Bolívar, por reparto en el despacho del magistrado Édgar Alexis Vásquez Contreras.

El Distrito comenzó, desde entonces, una estrategia de defensa jurídica, en cabeza de su Oficina Jurídica y acompañada por la Agencia Nacional de Defensa Jurídica del Estado, entidad descentralizada, adscrita al Ministerio de Justicia y del Derecho.

Por eso, para el 1 de enero de 2024, cuando se posesione como secretario jurídico, Pereira Blanco deberá haber renunciado a todo poder que le haya otorgado KMA.

Además, debido a su eventual conflicto de interés, deberá declararse impedido a la hora de actuar como secretario jurídico de la Alcaldía en cualquier proceso que involucre a esa empresa, dado el riesgo de parcialidad que existe de su parte.

Con ese impedimento, la cabeza jurídica del Distrito quedará por fuera de uno de los procesos más neurálgicos que el gobierno de Turbay deberá enfrentar, los próximos cuatro años, dado el monto de la demanda interpuesta por KMA.

Que el jefe jurídico de la Alcaldía  llegue de antemano maniatado para continuar la estrategia de defensa distrital ante KMA le plantea, desde ya, un ruido a la administración de Turbay, coincidieron en decirle a La Contratopedia tres fuentes que, por aparte, este medio consultó: un político que apoyó al alcalde electo, un empresario de la ciudad que también respaldó a Turbay en campaña y le ha hecho seguimiento al pleito entre KMA y el Distrito, y un abogado experto en contratación pública. 

La Contratopedia Caribe buscó al abogado Pereira Blanco para conocer su versión ante el eventual conflicto de interés en el que estaría inmerso, pero no obtuvo respuesta alguna. Este medio lo contactó por mensajes de chat, a través de dos números de WhatsApp, y además lo llamó por teléfono en seis oportunidades.

También generó suspicacias en Cartagena el anuncio de Pereira Blanco como jefe jurídico del Distrito porque aumenta los vasos comunicantes del alcalde electo Turbay con KMA: el reciente vínculo laboral de Pereira Blanco con esa firma se suma al de uno de los miembros del primer círculo político de Turbay, el senador de Cambio Radical Jorge Benedetti Martelo: su hermana Melissa Benedetti Martelo está casada con Menzel Amín Avendaño (gerente de KMA). 

Amín Avendaño y el senador Benedetti —uno de los principales promotores de Tubay a la Alcaldía de Cartagena— son cuñados.

Una experta en inversión privada, sin experiencia en el sector público, llega a Hacienda

María Camila Salas.

María Camila Salas, quien desde el 1 de enero debe asumir como secretaria de Hacienda del Distrito, es administradora de empresas con un máster en Comercio Internacional y Dirección de Mercadeo. 

Salas tiene una amplia experiencia en el sector privado, principalmente en la promoción de Cartagena como un destino atractivo para la inversión de empresas nacionales e internacionales y en la gestión de proyectos para dinamizar el desarrollo empresarial.

Entre 2014 e inicios de 2023, se desempeñó como directora ejecutiva de Invest In Cartagena, una agencia de promoción de inversiones de la ciudad y el departamento de Bolívar. Antes, entre 2012 y 2013, trabajó como jefa de Promoción de Inversiones y directora de Competitividad de la Cámara de Comercio de Cartagena.

La designada Secretaria de Hacienda es hermana de Angelica Salas, esposa del gobernador electo Yamil Arana Padaui, quien llega al poder de la mano de la poderosa casa política Blel, que lidera el exsenador Vicente Blel Saad, condenado por parapolítica.

Aunque su anuncio como futura secretaria de Hacienda ha sido bien recibido por varios sectores cartageneros, sobre todo el empresarial, su designación genera dudas entre otras voces, por cuenta de su poca experiencia en el sector público y su desconocida experticia en el manejo de las finanzas públicas.

De hecho, entre los círculos políticos de Cartagena han calificado su designación como una especie de salto al vacío por parte del alcalde electo. 

“Lo que dicen es que ese puesto le queda grande, que ella tiene los títulos, pero para ese puesto se necesita más. Sin embargo, hay que esperar, toca darle un compás de espera”, le dijo a La Contratopedia un político cartagenero que apoyó el proyecto político de Turbay y le ha escuchado ese comentario a al menos tres políticos más.

La Contratopedia Caribe consultó a la designada secretaria Salas sobre la poca experiencia en finanzas públicas con la que llega al cargo y respondió que sí ha trabajado en temas de hacienda: lo ha hecho asesorando, desde el sector privado, a varios municipios de Bolívar en la actualización de sus estatutos tributarios. 

“Cumplo con el perfil y la experiencia que se exige para la Secretaría de Hacienda. Desde lo privado o lo público hacienda es hacienda, regulada por las leyes y prácticas universales. El manejo de recursos, gastos e inversiones lo he tenido desde mi experiencia”, respondió Salas.

Si bien su falta de experiencia en el sector público no es una razón sólida para poner en duda sus capacidades (no habría renovación en los cargos públicos) y como parte de su labor en la Cámara de Comercio asesoró a varios municipios bolivarenses en asuntos tributarios, su perfil contrasta con el de la actual secretaria de Hacienda Diana Villalba.

Villalba es economista, con especialización en Hacienda Pública y maestría en Dirección Financiera. Trabajó durante 16 años en la Dirección de Apoyo Fiscal del Ministerio de Hacienda y Crédito Público, y es experta en saneamiento fiscal territorial, y en el control y seguimiento de los recursos de transferencias de la Nación —Sistema General de Participaciones (SGP) y Regalías—. También fue promotora de acuerdos de reestructuración de pasivos para entidades territoriales.

Ha sido asesora financiera para establecimientos públicos y para directivos de entidades con operaciones de crédito público en Findeter, y del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar. Antes de llegar a Cartagena, fue secretaría de Hacienda de Santa Marta.

A Cartagena, Villalba llegó recomendada por la experta en finanzas Ana Lucía Villa, quien por casi 20 años fue jefa de la Dirección de Apoyo Fiscal del Ministerio de Hacienda (DAF).

Villalba logró sanear las finanzas y mejorar la perspectiva de calificación de Cartagena. Esto último, según una reciente nota de la calificadora estadounidense Fitch Ratings.

La filial en Colombia de la firma estadounidense dijo, en una nota de mayo pasado, que encontró un desempeño favorable no sólo por el recaudo tributario, sino también por el saneamiento y la disminución de pasivos, un endeudamiento decreciente, el fortalecimiento en la calidad de los reportes financieros y mayor estabilidad en la administración distrital.  

“Si el desempeño fiscal de Cartagena continúa reflejando los buenos resultados observados al cierre de 2022, las métricas podrían estar aún mejor posicionadas”, informó Fitch Ratings.

La agencia, sin embargo, guarda cautela “antes de considerar una mejora en la calificación” por el comportamiento financiero de la ciudad, debido al cambio de administración en enero próximo.

Salas, por tanto, recibirá una cartera con un listón alto y, como lo explicó La Contratopedia, mantener en verde las finanzas del Distrito será su gran reto y una de las principales tareas del gobierno de Dumek Turbay.

Una respuesta a “Los dos nombres del futuro gabinete de Dumek que desde ya generan dudas

  • La mafia local empezó a mover a sus cuadros administrativos para iniciar el gran defalco en la hacienda pública ….
    Cartagena ciudad vencida por el saqueo de la banda delincuencial LOS TUMBAY

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete a La Contratopedia Caribe

Share This