fbpx
El deterioro de la malla vial de Cartagena es cada vez más evidente. Las vías principales están llenas de huecos y desgastadas por la salinidad. /Foto: Cortesía Raimundo Mouthon Bautista

Las dudas que rondan las primeras obras viales del gobierno de Dau en Cartagena

Todavía no hay una fecha exacta para el inicio de la esperada intervención en avenidas principales y barrios cartageneros. Los trabajos, proyectados para este segundo semestre del año, coincidirán con la temporada de lluvias, que suele anegar a casi toda esta capital.

La Alcaldía de Cartagena adjudicó, el pasado 3 de junio, cerca de ocho mil millones de pesos para reparcheo y adecuaciones viales en las tres localidades de la ciudad. Casi dos meses después de la selección de los tres contratistas que ejecutarán las obras, sobre esa anunciada inversión persisten varias dudas.

Aunque el secretario de Infraestructura, Luis Villadiego, ha manifestado que el sistema de monto agotable de ese contrato facilitará los trabajos y que de la interventoría dependerá que se ejecuten a cabalidad, hay al menos tres preguntas que rondan este primer proceso de inversiones viales del gobierno de William Dau y cuyas respuestas la Alcaldía aún no puede dar:

    • La fecha exacta de inicio de las obras. 
    • El número de tramos viales que la Secretaría de Infraestructura intervendrá con los 11.54 kilómetros contratados.
    • El tiempo de ejecución de cada uno de los tres frentes de trabajo, pues los cronogramas coinciden con la temporada de lluvias de este segundo semestre del año.

El inicio de las obras 

La fecha exacta para la intervención de las vías en las tres localidades de Cartagena, incluidas arterias principales como la Avenida Santander, Nuevo Bosque y Ronda Real, y varias del Centro Histórico, aún es incierta por cuenta de los trámites que el Consorcio Intervial Cartagena 2021 —seleccionado para la interventoría de las obras— continúa surtiendo ante la aseguradora.

En un debate de control político, el secretario Villadiego les dijo, el 14 de julio, a los concejales que las actas de inicio aún no se suscriben porque el interventor debía tramitar ante la Dian el Registro Único Tributario (RUT) para obtener la póliza de seguro. Sin ese trámite, las obras no pueden iniciarse.

Cinco días después, el secretario informó vía Twitter que la Dian ya había expedido el RUT y el consorcio interventor estaba por terminar los trámites de las pólizas de seguro. Finalizado ese proceso, Villadiego estima que las cuadrillas de trabajadores estarán en las vías antes de la primera semana de agosto.

El monto agotable y el número de obras

El número exacto de tramos viales que los contratistas AGE Ingeniería SAS, Consorcio RJ8 y Consorcio OA 2021 intervendrán no es posible calcularlo desde antes del inicio de los trabajos, porque la Secretaría de Infraestructura adjudicó la licitación bajo el sistema de monto agotable.

Esa figura, usual en la contratación pública, les permite en este caso a los contratistas y al Distrito establecer el número de obras a ejecutar, después de adjudicada la licitación. 

Dada la flexibilidad de esa figura, los contratistas y el interventor podrán cambiar y definir los frentes de trabajo. También podrá hacerlo el Distrito por razones financieras o técnicas. Por ejemplo, puede cambiar las vías, proyectadas desde finales del año pasado, si encuentra condiciones físicas muy distintas por las lluvias recientes y tras un semestre de desgaste.

La administración Dau hizo un estudio de diagnóstico y alistamiento para priorizar las vías que cobijarán los 11.54 kilómetros contratados. 

La mayor parte de los recursos se destinará para la Avenida Santander y el retorno del sector Ronda Real. El resto se dividirá entre el contraflujo de Nuevo Bosque, las calles del Centro Histórico, Getsemaní y barrios de las tres localidades, les dijo a los concejales el secretario Villadiego en un debate de control político del pasado 14 de julio. 

Justo por apelar al sistema de monto agotable, Funcicar observó en marzo pasado que “no hay certeza de que todas las vías anunciadas puedan ser intervenidas” por el valor licitado.

El secretario Villadiego le dijo a La Contratopedia que este sistema es óptimo porque permite rehabilitar más tramos dañados en menos tiempo. “Donde encontremos un bache, hueco o placa de pavimentación afectada, se hará un diagnóstico, se calculará la intervención y se descontará del monto”, explicó. 

Esas reparaciones se enmarcan dentro del proyecto Salvando Vías, con el que la administración de William Dau identifica los huecos o tramos en mal estado de la malla vial cartagenera para comenzar a repararlos cuanto antes. 

Para lograrlo, trabajadores de la Secretaría de Infraestructura fotografían, desde diciembre pasado, la malla vial para determinar la prioridad de intervención de los tramos. Hasta mayo pasado habían detectado 700 puntos en mal estado.

El secretario Villadiego también resaltó en entrevista con La Contratopedia que será labor de la interventoría “cerciorarse de la correcta intervención” en cada una de las obras proyectadas en las tres localidades para garantizar que se intervengan todos los kilómetros contratados.

La ejecución y las lluvias

Como la Alcaldía dividió los trabajos en tres grupos, uno por cada localidad con un contratista distinto, el tiempo que tome cada ejecución dependerá de la calidad de los tramos a reparar, pues algunos serán en asfalto, otros en adoquín y otros más en concreto.

La Secretaría de Infraestructura proyecta que el lote uno tomará seis meses; el lote dos, tres meses, y el lote tres, seis meses. Sin embargo, esas proyecciones de ejecución pueden tomar más tiempo porque parte de los trabajos coincidirá con la temporada de lluvias del segundo semestre del año, cuya mayor intensidad ocurre entre septiembre y noviembre.

Las lluvias son un desafío para Cartagena porque no tiene un sistema de drenajes pluviales, que permitan evacuar el agua. Por eso es común que gran parte de la ciudad quede inundada y la Alcaldía declare la calamidad pública con frecuencia.

Tras el paso de la tormenta Elsa los primeros días de julio, parte del Centro Histórico quedó bajo el agua, mientras que el año pasado, con el coletazo del huracán Iota, el 70% de la ciudad estuvo anegada durante casi dos días.

Las lluvias son una de las principales causas de sobrecostos en las obras de infraestructura pública en el Caribe colombiano. No solo suelen retrasar las jornadas diarias de las cuadrillas de trabajo sino que afectan la calidad de las placas viales, cuando hay exceso de agua y un drenaje incompleto.

Las intervenciones viales, anunciadas por la administración de William Dau desde febrero, han tomado más tiempo del previsto porque la licitación tuvo 412 ofertas, enviadas por 167 oferentes, una cifra inédita en procesos de este tipo en la Alcaldía de Cartagena.

Esa licitación estuvo abierta del 18 de febrero al 26 de marzo y la audiencia de adjudicación, que se celebró por la plataforma de conferencias Teams, comenzó el 25 de mayo y terminó el 3 de junio, con la selección de los tres contratistas.

Con estas obras, Cartagena vuelve a solucionar lo urgente pero sin resolver a fondo los problemas de su malla vial y su limitada infraestructura para conectar mejor sus nuevas zonas de expansión con la ciudad antigua.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Suscríbete a La Contratopedia Caribe

Share This