El Programa de Alimentación Escolar (PAE) se ejecutará este 2020 con nuevas características debido a la emergencia sanitaria por coronavirus. /Foto: Ilustrativa tomada de Freepik

El operador que llevará el PAE a 97.135 estudiantes de Cartagena durante el coronavirus

El contratista de la alimentación escolar, escogido este 24 de abril a través de la Bolsa Mercantil, es una unión temporal integrada por tres empresas. Una de ellas tuvo problemas el año pasado entregando alimentos en las escuelas del Cesar.

Después de un accidentado proceso de contratación que comenzó en febrero pasado en la Bolsa Mercantil, Cartagena cuenta desde este 24 de abril con operador para su Programa de Alimentación Escolar (PAE). 

La firma escogida fue la Unión Temporal Alimentación Escolar Cartagena, que tendrá un doble reto: garantizar alimentos de calidad durante este 2020, sin que se repitan las quejas por corrupción de años anteriores, y garantizar la entrega oportuna de paquetes de comida o bonos a los estudiantes, que no están en las aulas debido a la emergencia sanitaria por coronavirus.

El PAE se negoció por $19.990 millones, $2.468 millones menos que el valor presupuestado por la administración de William Dau para dicha transacción. La selección del operador se dio en una puja en la que participaron tres firmas más y en la que el Distrito estuvo representado por el comisionista Miguel Quijano y Cia SAS.

Este negocio, al igual que el de la vigilancia escolar, se celebró en la Bolsa Mercantil como parte de una estrategia del gobierno Dau en su intento de blindar los recursos de contratistas cuestionados. Una estrategia que no es infalible como quedó demostrado con la reciente selección de una empresa sancionada por corrupción en 2017 y como vuelve a quedar demostrado con esta negociación, pues una de las firmas miembro de la unión temporal hizo parte de otra unión de empresas, que el año pasado tuvo problemas con alimentos entregados en el Cesar.

El PAE llega a la casa

El contrato de este 2020 contempla la entrega de alimentos a 97.135 estudiantes, matriculados en 187 sedes educativas públicas de Cartagena, distribuidas entre el casco urbano, los corregimientos y la zona insular.

Con el estado de emergencia por coronavirus, decretado por el presidente Iván Duque el 17 de marzo, los estudiantes en Colombia no pueden volver a las aulas hasta que la pandemia no esté controlada, especialmente porque los niños podrían contagiarse y contagiar a sus familiares en casa. Por eso, el Gobierno nacional adelantó las vacaciones de mitad de año y, tras un mes de receso, las escuelas comenzaron a retomar sus actividades de manera remota el 20 de abril.

Esa situación cambió las reglas de juego para la ejecución del PAE y obligó al Ministerio de Educación a establecer tres tipos de entrega, como parte de una estrategia denominada ‘Alimentos para aprender’, que busca garantizar que los niños y adolescentes sigan recibiendo su comida en casa. A través  de la Resolución 0006 del 25 de marzo de 2020, el Ministerio determinó que ellos podrán recibir:

  • Raciones industrializadas, que son alimentos listos para su consumo, preparados, empacados y entregados por los operadores.
  • Raciones para preparar en casa, que es una canasta básica de alimentos con cantidades suficientes para cocinar un plato diario, durante un mes. Estas deben llegar con lácteos, proteínas, cereales, granos, azúcares y grasas.
  • Bonos alimentarios, que son tarjetas con $50.000 mensuales, canjeables por determinados alimentos en los sitios establecidos por las alcaldías y gobernaciones del país.

En el caso de Cartagena, la Alcaldía entregará las 97.135 raciones diarias de comida a través de bonos y canastas de alimentos, informó en rueda de prensa celebrada este viernes la secretaria de Educación Olga Acosta.

Los 19.614 estudiantes de los corregimientos y las islas recibirán los alimentos para preparar en casa, mientras que los 77.521 estudiantes restantes recibirán bonos canjeables en sitios autorizados por la Alcaldía de Cartagena.


Está por definirse cómo serán las condiciones de entrega de la comida, sin que se viole el distanciamiento social ni la medida distrital de pico, cédula y género. En otras capitales del país, como las del Eje Cafetero, Villavicencio e Ibagué, los padres han ido a las escuelas a reclamar las raciones con el registro civil o la tarjeta de identidad de sus hijos, en horarios específicos para evitar las aglomeraciones.

Los detalles de esa logística deben quedar listos durante las próximas dos semanas de alistamiento. Superada esa fase, la Alcaldía proyecta iniciar la entrega de alimentos en mayo. 

Para lograrlo, el operador debe contar con una bodega de al menos 1.500 metros cuadrados, con cuartos fríos de refrigeración y congelación, donde almacene los alimentos perecederos y no perecederos; seis coordinadores, un jefe de bodega, 17 profesionales para prestar apoyo en las distintas localidades de la ciudad, al menos 615 manipuladores de alimentos y una flota de vehículos con mínimo 20 camionetas que garanticen la cadena de frío.

Si la emergencia sanitaria termina y los estudiantes regresan a las aulas el segundo semestre del año, el contrato continuará ejecutándose con las condiciones previas al coronavirus, es decir, con preparación y consumo de alimentos en las escuelas.

Las firmas detrás del operador

El operador del PAE este 2020 es la Unión Temporal Alimentación Escolar Cartagena, conformada por las firmas Corporación Quantum, Inversiones Ramfor y Alimentar Capital SAS. Su comisionista en la Bolsa fue Comiagro. 

Dos de esas firmas tienen experiencia como operadores del PAE en distintas regiones del país y se han ganado los contratos haciendo parte de distintas uniones temporales y consorcios, una práctica que los organismos de control han investigado en el pasado.

La primera empresa detrás del PAE 2020 de Cartagena es Alimentar Capital SAS. Matriculada en la Cámara de Comercio de Bogotá y con inscripción en el Registro Único de Proponentes desde 2018, esta firma tiene como actividad económica principal el expendio a la mesa de comidas preparadas. Reporta cinco empleados y su representante legal es María Rosaura Criollo Cortez.

Desde su creación, hace menos de dos años, ha firmado contratos por $3.469 millones, a nombre propio, con la Unidad de Servicios Penitenciarios y Carcelarios y con la regional Magdalena del Sena. Además, tuvo el 50% de participación en la Unión Temporal Alimentar al Cesar 2019, operador de la alimentación escolar en el sur de ese departamento, por $21.871 millones.

Esa última contratación no estuvo exenta de quejas por posibles entregas de productos vencidos a los estudiantes del municipio de Aguachica, tal como lo denunciaron ellos y sus padres con fotografías en redes sociales

También hubo quejas por la calidad de las raciones entregadas, pues los niños alcanzaron a recibir platos con leche, pan y mango verde. Por ese hecho, la Personería en Aguachica alertó sobre el poco valor nutricional que estos alimentos aportaban a los niños y adolescentes. 

Alimentar Capital SAS también hace parte de la Unión Temporal Cundisocial, operador del PAE 2020 de Cundinamarca. Allí tiene el 10% de participación y debe entregar los alimentos en 51 municipios, junto a las empresas Diseral SAS y Seryal SAS, por $21.735 millones.

Esta firma tiene, además, el 60% de participación en la Unión Temporal Alimentar Valledupar de la que también hace parte la Fundación Social de Apoyo y Bienestar de la Niñez y el Adulto Mayor Nuevo Amanecer. Esa unión temporal obtuvo el contrato, por $20.097 millones, como proponente único.

La segunda empresa detrás del PAE 2020 de Cartagena es Inversiones Ramfor Ltda. Es una firma bogotana matriculada en la Cámara de Comercio de la capital del país desde 1999 e inscrita en el Registro Único de Proponentes desde 2009. Tiene dentro de sus principales actividades económicas el expendio de comidas preparadas y el comercio al por menor de lácteos, huevos, productos cárnicos, pescados y otros productos del mar.

Representada legalmente por María Camila Sánchez Zamora, esta empresa reporta 20 empleados. Entre 2011 y 2015 firmó contratos con el Inpec y el Sena por $3.918 millones. En 2019, tuvo un 5% de participación en la Unión Temporal el PAE Avanza en Valledupar, que operó la alimentación escolar en la capital del Cesar por $13.359 millones.

Ese contratista se ganó ese contrato como único proponente, después de una primera licitación declarada desierta por la Alcaldía de Valledupar porque uno de los miembros de la unión temporal -también proponente único- estaba inhabilitado. La firma que no cumplía los requisitos salió y en su reemplazo entraron dos nuevas, entre ellas Inversiones Ramfor Ltda. Fue así como nació una nueva unión temporal que terminó convirtiéndose en el operador del PAE vallenato el año pasado.

La tercera empresa detrás del PAE 2020 de Cartagena es la Corporación Quantum. Es un entidad sin ánimo de lucro, matriculada en la Cámara de Comercio de Valledupar desde 2014 e inscrita en el Registro Único de Proponentes desde febrero pasado. Reporta cuatro empleados y sus principales actividades económicas son el expendio de comidas a la mesa, elaboración de productos alimenticios y otros servicios de comidas. Su representante legal es Sandra Marcela Ochoa Suárez. 

Su información reportada en la Cámara de Comercio detalla que esta es una organización creada para adelantar actividades en comunidades indígenas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete a La Contratopedia Caribe

Share This