fbpx
El ecoparque proyectado en la Ciénaga de Mallorquín busca convertir ese cuerpo de agua en un atractivo turístico. /Foto: Render Alcaldía de Barranquilla.

Primera fase de obras en Ciénaga de Mallorquín ya tiene interventoría

El Consorcio UF1 Mallorquín será el encargado de supervisar la construcción del ecoparque en este cuerpo de agua de Barranquilla. Está integrado por dos empresas, cuyo dueño es un megacontratista con amplia experiencia en hidráulica.

El primer paquete de obras para la recuperación de la Ciénaga de Mallorquín ya tiene interventor. El pasado 14 de julio, Edubar seleccionó a un peso pesado de la ingeniería nacional en un proceso por $3.974 millones, que solo tuvo un oferente. 

El seleccionado fue el Consorcio UF1 Mallorquín, conformado por dos empresas de Barranquilla y cuyo representante legal es Pedro Antonio Gutiérrez Visbal. Ese privado deberá hacerle interventoría técnica, administrativa, ambiental y financiera a la construcción de un ecoparque, que contempla senderos entre los manglares y el agua de la Ciénaga, un muelle e infraestructura para practicar excursiones y ecoturismo.

El ecoparque, a cargo del Consorcio JCO Mallorquín, será la primera de las siete fases de recuperación de este ecosistema ubicado al extremo norte de Barranquilla, sobre la margen izquierda de la desembocadura del río Magdalena en el Mar Caribe.

El consorcio que construirá las obras está conformado por las empresas Jacur SAS y Obraci Construcciones SAS,  cuyos rostros detrás son el empresario Faisal Cure Orfale, un megacontratista del charismo en Barranquilla y señalado por Aida Merlano de pagar coimas, y la familia Gerlein, cuyos dos miembros más conocidos son el exsenador Roberto Gerlein y el contratista público Julio Gerlein. 

Con la interventoría adjudicada, la Alcaldía de Barranquilla cierra —a través de la agencia de desarrollo urbano Edubar— la primera fase de contratación de una de sus principales apuestas de infraestructura para los próximos dos años: recuperar la Ciénaga de Mallorquín y convertirla en un atractivo turístico del Atlántico. 

Esa intervención forma parte de un millonario Plan de Obras con el que el Distrito busca reactivar la economía local, después de tres olas mortales de Covid-19 y de tener los indicadores de pobreza más altos de los últimos ocho años.

El interventor

Las dos empresas que integran el consorcio interventor son Ingeniería de Proyectos SAS, con el 60% de participación, e INP Servicios SAS, con el 40% restante. Ambas forman parte de un mismo grupo empresarial, cuyo dueño es Pedro Antonio Gutiérrez Visbal, un ingeniero bogotano, que vive en Barranquilla hace unos 40 años y tiene amplia experiencia como contratista estatal.

Gutiérrez Visbal ha trabajado en distintos canales de acceso del país, como el de Buenaventura, Cartagena y Santa Marta; fue director del Laboratorio de Ensayos Hidráulicos de Las Flores, que estudia el comportamiento del río Magdalena para garantizar la navegabilidad en su tramo final; gerenció las obras del Dique Direccional y se desempeñó como decano de la División de Ingenierías de la Universidad del Norte, durante 18 años.

En 1985 fundó su primera empresa, Ingeniería de Proyectos SAS, dedicada a las actividades de ingeniería, administración empresarial y consultoría de gestión. Al poco tiempo comenzó a desempeñarse como interventor de obras públicas en Atlántico y con el paso del tiempo fue creciendo hasta obtener contratos en distintas regiones del país.

Hoy Ingeniería de Proyectos SAS acumula una larga experiencia como contratista público. Ha obtenido, al menos, $87.000 millones en contratos, a nombre propio o como integrante de consorcios, la mayoría de ellos para realizar interventorías.

Esa empresa ha sido contratista, entre otras entidades, de las gobernaciones de Atlántico y Bolívar; de las alcaldías de Barranquilla, Medellín y Santa Marta; de las corporaciones ambientales del Atlántico, Magdalena, Córdoba y Cundinamarca; de Cormagdalena, el Ministerio del Interior, Invias, Dane y el Departamento Administrativo de la Presidencia.  

(Vea aquí algunos de los contratos).

La otra empresa miembro del consorcio —y controlada por Ingeniería de Proyectos SAS— es INP Servicios SAS, fundada en 2019 y representada por Mónica Gutiérrez Bustillo (hija de Gutiérrez Visbal). 

Esta empresa también se dedica a  las actividades de ingeniería y de consultoría técnica.

El proceso

La contratación de la interventoría para la primera fase de Mallorquín comenzó el 28 de mayo con la publicación en el sitio web de Edubar y del Sistema Electrónico de Contratación Pública (Secop I). El proceso fue de selección abierta.

Al igual que la contratación de la primera de siete fases que contempla la recuperación de la Ciénaga de Mallorquín, la de la interventoría está a cargo de Edubar. 

Esta es una gestora y operadora de macro proyectos de Barranquilla, cuyos accionistas son el Distrito y varias empresas privadas. Con ella la Alcaldía de Barranquilla ha firmado convenios interadministrativos, durante la última década, para ejecutar gran parte de sus megaobras de infraestructura.

La convocatoria de contratación de la interventoría cerró el pasado 23 de junio con una sola oferta, que resultó siendo la ganadora después de obtener mil puntos, el máximo posible, en la evaluación.

Este proceso de contratación no tuvo observación alguna y Edubar lo adjudicó el 14 de julio, dos semanas después de haber seleccionado al Consorcio JCO Mallorquín, encargado de construir el ecoparque y al que el recién elegido interventor deberá vigilar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete a La Contratopedia Caribe

Share This