La Escuela Taller Cartagena de Indias seguirá manejando las fortificaciones y baluartes de Cartagena. /Foto: Tatiana Velásquez

Los privados con los que Mincultura quería administrar las fortificaciones de Cartagena

La Heroica seguirá a cargo de sus fortificaciones y baluartes, a través de la Escuela Taller, pese a la intención del Mincultura de entregarlos a una asociación de Bogotá.

Quedó descartada la iniciativa del Ministerio de Cultura de quitarle el manejo de las fortificaciones y baluartes a la Escuela Taller Cartagena de Indias para entregárselo a un privado de Bogotá, después de que el alcalde de Cartagena William Dau se opuso a esa medida, este martes, en reunión con la ministra Carmen Vásquez en el Palacio de La Aduana.

La propuesta ministerial, que desde hace dos semanas se había conocido en Cartagena sin mayores detalles, había causado revuelo en la ciudad porque muchos la calificaron como una medida propia del centralismo histórico que ha imperado en Colombia.

Especialmente, por ser el Distrito de Cartagena el encargado de la administración y explotación turística de los Bienes de Interés Cultural del ámbito nacional (BIC), como se denominan sus murallas, fortificaciones y baluartes ubicados en el Centro Histórico y en la zona insular. A pesar de ser el Ministerio de Cultura el dueño de esa arquitectura patrimonial.

Cartagena seguirá administrando su patrimonio arquitectónico, a través de la Escuela Taller Cartagena de Indias, como ha venido ocurriendo desde octubre de 2012, cuando la Sociedad de Mejoras Públicas de Cartagena, que desde 1992 tenía ese comodato, decidió entregar los monumentos a la entonces ministra de Cultura, Mariana Garcés, alegando que las condiciones establecidas por el Gobierno nacional representaban un riesgo para el patrimonio cultural administrado y una amenaza económica para la Sociedad.

El hecho de que la Escuela Taller cartagenera siga administrando las murallas y baluartes representa para la ciudad ingresos anuales por $17 mil millones, producto del alquiler de su cordón amurallado y de la boletería que pagan nacionales y extranjeros cada vez que visitan algunos de sus atractivos turísticos, como el Castillo de San Felipe o el Fuerte de Bocachica. Recursos que deben reinvertirse en el mantenimiento del patrimonio arquitectónico, establece el contrato.

 Tras esa decisión, la Alcaldía y el Ministerio anunciaron modificaciones al comodato de la Escuela Taller, sin entregar detalles. Solo adelantaron la creación de una mesa técnica para comenzar a darle forma a dichos cambios. Tampoco precisaron quiénes la conformarán ni cuánto tiempo tomará.

Lo que La Contratopedia Caribe sí conoció fue el documento (publicado por Revista Metro) con los estatutos de la asociación, entre el Mincultura y dos privados, para manejar los principales atractivos de La Heroica.

Los privados por los que apostaba Mincultura

El Ministerio buscaba entregarle la administración de fortalezas, murallas y demás monumentos que hacen parte de los BIC a la Asociación Escuela Taller Naranja, una entidad sin ánimo de lucro, registrada en Bogotá desde el 27 de septiembre de 2019 y con sede en el centro de esa ciudad.

El representante y director ejecutivo de la Escuela Taller Naranja es David Soto Uribe,  un profesional en Finanzas y Relaciones Internacionales de la Universidad Externado de Colombia. 

Tiene estudios de doctorado en Derecho en la misma institución y ha trabajado en el sector público. Fue gobernador encargado de San Andrés y Providencia, de mayo a diciembre de 1999, por designación del entonces presidente Andrés Pastrana, luego de que la Fiscalía ordenó la detención de Leslie Maffya Bent por peculado por apropiación por la organización del Sun, Sand and Sea Festival en el archipiélago.

Durante ese gobierno, Soto Uribe también trabajó en el Ministerio del Interior como director nacional del Programa de Cooperación ‘Mejor Gestión de los Departamentos’ y fue coordinador nacional de la Comisión Intersectorial para la Elaboración de la Ley Orgánica de Ordenamiento territorial. Antes del gobierno Pastrana había trabajado en los ministerios de Justicia y Relaciones Exteriores.

El patrimonio inicial de esa organización está proyectado en $624.144.000, aportados por sus asociados gestores, que según sus estatutos son:

  • Fundación Acua, registrada en Bogotá y también representada por David Soto Uribe. Aporta $272.864.000 en especie.
  • Escuela Taller Mompox, registrada en Magangué y representada por Edwin Geovanny Rojas Pastor. Aporta $101.280.000 en especie.
  • Y el Ministerio de Cultura, que aporta $250 millones para realizar un diagnóstico y planes de sostenibilidad de las unidades productivas del patrimonio arquitectónico, que son las tiendas Bóvedas 13 de la Escuela Taller y San Felipe, y las casas Bolívar y del Inquisidor.

Los estatutos, además, establecen que los dos principales órganos rectores de esta organización son la Asamblea General y la Junta Directiva. Ambas, de carácter deliberante y decisorio, integradas por los tres miembros gestores, es decir, la Escuela Taller de Mompox, la Fundación Acua y el Mincultura.

La Alcaldía de Cartagena, por lo tanto, quedaba por fuera y perdía cualquier injerencia en la administración de su patrimonio arquitectónico, un escenario completamente distinto al actual.

El contrato con Escuela Taller

La Escuela Taller Cartagena de Indias es una entidad pública descentralizada de la Alcaldía de Cartagena, creada en 1992 con autonomía jurídica y patrimonio propio, que tiene como principal objetivo la formación de jóvenes en oficios tradicionales relacionados con el patrimonio cultural.

Tras 20 años de esa labor, el 16 de octubre de 2012 el Ministerio de Cultura firmó con esa entidad un contrato interadministrativo para la administración de los BIC, que permitiera “garantizar su protección, conservación, restauración puesta en valor y divulgación”, según detalla el comodato

Ahí se establece que la gestión de la Escuela queda bajo la supervisión de un comité, integrado por el director de Patrimonio del Mincultura, el secretario general del Ministerio, el Alcalde de Cartagena y el director de la Escuela Taller.  

Ese comodato lo firmaron, inicialmente por cinco años, el entonces director de la Escuela Taller Cartagena de Indias Germán Bustamante Patrón y el secretario general del Ministerio de Cultura. En octubre de 2017 fue renovado por el mismo funcionario de Mincultura y Luis Dunoyer, entonces director encargado de la entidad local, por otros cinco años, que podrán ser interrumpidos por el Ministerio siempre y cuando demuestre que ha habido incumplimientos en el comodato.

Dentro de los bienes que administra la Escuela Taller se cuentan las murallas del Centro Histórico, el Castillo San Felipe de Barajas, la escollera submarina de Bocagrande, los fuertes de San Fernando, San José y la batería del Ángel San Rafael, en Bocachica, y otros baluartes que hacen de la capital de Bolívar uno de los principales destinos turísticos de América Latina.

3 respuestas a “Los privados con los que Mincultura quería administrar las fortificaciones de Cartagena

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete a La Contratopedia Caribe

Share This