fbpx
Los pozoneros esperan contar desde este año con una infraestructura de salud digna. /Foto: La Contratopedia Caribe.

Lo que le falta al Hospital de El Pozón para prestar un servicio completo

Las obras del Hospital de El Pozón están divididas en tres fases: las dos primeras deben estar listas antes de agosto. La comunidad espera esa infraestructura sanitaria desde 2015.

Esta historia forma parte de la serie ‘Así van los cinco ‘elefantes blancos’ de la salud priorizados en Cartagena’.

Con una inversión de $18.514 millones, la Alcaldía de Cartagena busca terminar las obras de uno de los elefantes blancos más grandes y costosos que dejó la administración de Dionisio Vélez en Cartagena: el Hospital de El Pozón. 

Esa infraestructura quedó inconclusa en 2015 y ahora forma parte de las cinco obras priorizadas por el gobierno de William Dau para estar listas antes de terminar 2023, después de un intento fallido en 2020 y de decisiones erráticas del mandatario cartagenero.

La intervención de los 3.400 metros cuadrados de ese Hospital la ejecuta el Consorcio Salud Caribe 2020, integrado por las empresas Constructora Maticces P&B Ltda y Soluciones Instrumentales de Colombia – Sicol SAS.

Los trabajos están divididos en tres fases:

  • La primera corresponde a la zona donde funcionará el área de urgencias.
  • La segunda corresponde a la zona donde funcionarán el laboratorio clínico, la farmacia y el área de hospitalización pediátrica. 

Estas dos fases tienen un avance del 70% y deben estar listas en agosto. En estas zonas aún quedan por ejecutar varios trabajos, como la instalación de cubiertas, aires acondicionados y la aplicación de pintura. 

  • La tercera estará destinada a las consultas externas, hospitalizaciones, salas de parto, odontología y toma de muestras médicas. 

Esta es la fase que tiene un largo camino por delante para funcionar porque depende de la apertura de las otras dos. Es también el área más grande: 2.108 metros cuadrados. Allí funciona hoy, de manera temporal, el servicio de urgencias.

 

 
 
 
 
 
Ver esta publicación en Instagram
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

 

Una publicación compartida por La Contratopedia Caribe (@lacontratopediacaribe)

Amira Molina, veedora de las obras del Hospital de El Pozón, indicó que durante todo este tiempo ella y sus vecinos se han visto afectados, porque para acceder a los servicios médicos deben acudir a otros sectores de Cartagena pues el centro de su barrio sólo cuenta hoy con urgencias.

“El Hospital de El Pozón era un hospital que estaba hecho para un nivel dos, pero como lo dije una vez en otras entrevistas: nunca llegó ni a cero, porque nos dejaron un elefante blanco, perjudicando así, a toda una comunidad, no sólo a la del barrio El Pozón, sino a sus aledaños”, lamentó Molina.

Como sucedió con las otras 24 obras de salud que contrató Dionisio Vélez en 2014, la remodelación de El Pozón quedó inconclusa un año después. Fueron los alcaldes que reemplazaron a Vélez quienes terminaron nueve de esas intervenciones. Aún faltan 16 por intervenir.

Todos esos puestos de salud quedaron paralizados por una serie de líos legales, administrativos y financieros. Por ejemplo, la Alcaldía los contrató sin tener la titularidad de los terrenos ni las licencias de construcción. 

Los pozoneros esperan contar desde este año con una infraestructura de atención médica digna, porque por décadas han tenido que padecer un hospital con un evidente deterioro físico. 

Ahora, con los trabajos de la Alcaldía en el marco del programa Compromiso Colombia de la Contraloría General para acabar con los elefantes blancos, ese sueño parece que por fin será una realidad. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Suscríbete a La Contratopedia Caribe

Share This