Puente entre Soplaviento y Arenal
El puente entre San Estanislao de Kotska y Soplaviento debe estar listo en marzo de 2020. /Foto: Cortesía

Las perlas de uno de los contratistas del puente de Soplaviento

La Contraloría encontró un posible detrimento de $2.506 millones en obras en espacio público realizadas por la firma Cicon SA en Valledupar.

Una de las obras más esperadas por quienes viven en inmediaciones del Canal del Dique, en Bolívar, es el puente que comunicará a los municipios de San Estanislao de Kotska y Soplaviento: su funcionamiento promete mejorar la calidad de vida de esas poblaciones y transformar gran parte de sus economías. La obra, de $47.400 millones, debe estar lista en marzo de 2020. 

Aunque su ejecución va en un 57% (ya tiene listos 10 de sus 12 cimientos y comienza ahora la etapa de instalación de vigas aéreas), el contratista Consorcio Puentes de Bolívar deberá meterle el acelerador los próximos cinco meses para no postergar la fecha de entrega que el gobernador Dumek Turbay prometió.

Ese puente, en ejecución desde 2018, es clave porque conectará a Soplaviento con los municipios de Villanueva, Santa Rosa de Lima y San Estanislao de Kotska, tal como ocurría en la década de los 50, cuando en la zona existió una estructura que se abría y cerraba para darle paso a las embarcaciones de gran calado que transitaban por el Dique, pero que se vino abajo después del choque de un buque. Desde entonces, los habitantes de esa región se han comunicado a través de planchones o lanchas.

Dada su importancia, le pusimos la lupa a este megaproyecto para conocer quiénes son las firmas detrás del Consorcio Puentes de Bolívar, representado por Menzel Rafael Amín Bajaire e integrado por: 

  • Cicon SAS, con un 40% de participación
  • Constructora Emma Ltda, con 40% de participación y 
  • Puentes y Torones SAS, con el 20% de participación.

Cicon SAS, representada por Menzel Rafael Amín Bajaire, es una firma cartagenera que ha ejecutado millonarios contratos en el Caribe. Por uno de ellos la Contraloría encontró, tras un control excepcional, un posible detrimento de $2.506 millones en obras en espacio público.

Se trata de obras ejecutadas por Cicon SAS, en Valledupar, como miembro del Consorcio Sistemas Estratégicos de Transporte, en una vía principal y en la construcción de un canal, del que también hizo parte KMA Construcciones S.A., propiedad de Menzel Amín Avendaño (hijo de Menzel Amín Bajaire). Este último contratista fue indagado por la Fiscalía en medio de la trama de sobornos de Odebrecht en Colombia.

Según la Contraloría, KMA y Cicon SAS fallaron en la planificación de las obras y entregaron, fuera de tiempo, vías y canales pluviales deficientes.

Peunte en Soplaviento y Arenal
Las obras de este puente, que se adelantan desde 2018, han tenido retrasos por aumento en los niveles del canal del Dique.

Otra firma miembro del Consorcio Puentes de Bolívar es Constructora Emma Ltda, representada por Efraín Fernando Amín Bajaire, hermano de Menzel Rafael Amín Bajaire. Esta firma es socia de Autopista del Sol, la concesión vial que opera el corredor comercial que integra a Atlántico y Bolívar.

La tercera firma miembro del Consorcio es Puentes y Torones SAS, filial en Colombia de la firma francesa de ingeniería Eiffage. Su representante legal es Álvaro Ruíz Carrillo. Esta firma, además, es una de las encargadas de la construcción del nuevo puente de Chirajará, ubicado entre Bogotá y Villavicencio, cuya estructura inicial se cayó en 2018.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete a La Contratopedia Caribe

Share This