fbpx
El muelle al que llegan los estudiantes y docentes de este colegio requiere intervención urgente. /Foto: María Alejandra Romero

Obras en escuela de Islas del Rosario sacan a flote la débil infraestructura del plantel

Entre abril y junio, el Consorcio Colegios Asconstrucciones mejoró los baños, puso nuevas cubiertas e instaló una motobomba. A diferencia de los hoteles cercanos, el plantel no tiene un muelle seguro para que sus estudiantes y maestros desembarquen.

Este contenido forma parte del especial ‘Así se invierten $29.000 millones en obras de infraestructura educativa en Cartagena’.

En la Institución Educativa Islas Del Rosario, en zona insular de Cartagena, la Alcaldía realizó tres intervenciones por $191.000.000 para cambiar las cubiertas de las aulas e instalar una motobomba y unos tanques para garantizar el suministro de agua en esa sede. La inversión también sirvió para remodelar los baños.

Estas obras forman parte de un paquete económico de casi $29.000 millones que ejecuta la administración de William Dau, en convenio con Findeter y el Fondo de Financiamiento de Infraestructura Educativa, para mejorar los colegios públicos de la ciudad. 

La Institución Educativa Islas Del Rosario es el único centro educativo de Isla Grande, la isla de mayor extensión de las 27 que conforman el Parque Nacional Natural Corales del Rosario y San Bernardo. Ese territorio está ubicado a casi 40 km vía marítima del casco urbano de Cartagena. La escuela atiende a 245 estudiantes provenientes de Isla Grande e islas aledañas. 

 

 
 
 
 
 
Ver esta publicación en Instagram
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

 

Una publicación compartida por La Contratopedia Caribe (@lacontratopediacaribe)

La intervención que no sirvió del todo

Entre abril y junio, el Consorcio Colegios Asconstrucciones, contratista de la obra, mejoró los baños, puso las nuevas cubiertas e instaló una motobomba en la institución Islas del Rosario.

Sin embargo, los tanques de suministro de agua no pudieron ser instalados porque la estructura donde deben colocarse está a punto de caerse. 

En la escuela trataron de solucionar el problema trasladando el agua de los tanques a la motobomba de forma manual. Pero, existe otro obstáculo para el pleno funcionamiento de ese motor: el contratista no tuvo en cuenta que la planta que distribuye el flujo eléctrico en esa institución está dañada y no tiene la capacidad suficiente para hacer que ésta funcione. 

Si la comunidad educativa usa la motobomba, se quedan sin flujo eléctrico para la mayor parte del día pues ese motor consume tanta energía que, cuando funciona, deja a la escuela sin electricidad pasado el mediodía.

Ese hecho dificulta el desarrollo de las clases para el resto de la jornada. Por eso, la motobomba está instalada, pero no funciona.

La larga lista de necesidades

 

 
 
 
 
 
Ver esta publicación en Instagram
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

 

Una publicación compartida de La Contratopedia Caribe (@lacontratopediacaribe)


Además de una planta eléctrica y una nueva estructura para los tanques de agua, la Institución Educativa de Islas del Rosario tiene una larga lista de necesidades por atender.

Entre las más urgentes está la construcción de un muelle, le dijo a La Contratopedia Caribe Eucaris Navas, secretaria directiva de la escuela.

Muchos de los estudiantes y docentes llegan en lancha, pero la institución no tiene un espacio adecuado para atracar. Lo que tiene es un muelle artesanal deteriorado y destruido por el oleaje. Por eso, jóvenes y adultos deben saltar desde las embarcaciones, lo que implica un riesgo para los más pequeños.

Los directivos de la escuela también le pidieron a la Secretaría de Educación más inversión pública para:

  • Ampliar la biblioteca
  • Mejorar la cocina y el comedor
  • Construir un salón múltiple y nuevas aulas
  • Remodelar la zona de hospedaje asignada a los docentes, porque están deterioradas y son demasiado pequeñas. 

Todos los profesores de esta escuela provienen de Cartagena y deben conseguir posada en Isla Grande, de lunes a viernes, porque transportarse hasta allí no es económico. Ni siquiera para quienes como ellos no viajan en plan turístico.

Los maestros se movilizan por vía terrestre, desde el barrio El Rodeo en Cartagena, hasta la península de Barú. Después de casi una hora de recorrido en una van, toman una lancha para navegar cerca de 20 minutos hacia Isla Grande. Cada trayecto les cuesta entre $60.000 y $70.000.

Ante todo este largo listado de necesidades, la Institución Islas del Rosario clama por más inversión pública de la Alcaldía de Cartagena, pues las donaciones de entidades privadas y públicas han sido su salvavidas: los muebles se los donó Postobón, los paneles solares que dan luz al plantel los entregaron las fundaciones Give Power y Manos Amigas, y el cerramiento lo realizó la Armada Nacional.

El contratista

El contratista fue el Consorcio Colegios Asconstrucciones, representado por Alfredo Luis Sarmiento Álvarez e integrado por tres empresas barranquilleras:

  • As Proyecto S.A.S, con el 35% de participación.
  • Construcciones y Desarrollo Urbano S.A.S, con el 35% de participación.
  • Jaime Fals Martínez Arquitectura e Ingeniería S.A.S, con el 30% restante.

La firma Jaime Fals Martínez Arquitectura e Ingeniería S.A.S, matriculada en la Cámara de Comercio de Barranquilla desde 2004, es una recurrente contratista en Bolívar y Atlántico. Su representante legal es Alonso Nuñez Martínez.

Entre 2011 y 2020, Nuñez Martínez, a nombre de Jaime Fals Martínez Arquitectura e Ingeniería S.A.S, firmó contratos con la Alcaldía de Cartagena, la Gobernación de Bolívar y la Alcaldía de Barranquilla que sumaron más de $53.000 millones.

Jaime Fals Martínez Arquitectura e Ingeniería S.A.S es una de las firmas integrantes del Consorcio I.E. Nuevo Bosque 2019, encargado de la primera fase de construcción del megacolegio Nuevo Bosque, en Barranquilla. Esa obra, de más de $12.000 millones , fue financiada con recursos de la Alcaldía de Barranquilla y la Fundación Pies Descalzos de la cantante Shakira.

La primera fase inició en 2019 y sigue sin estar lista. Por esta razón, la comunidad se ha quejado en más de una ocasión por una obra que ya completa dos parálisis: la primera fue en 2020, al inicio de la pandemia por coronavirus, y la segunda fue en marzo de 2021, cuando la Alcaldía de Barranquilla ordenó su suspensión por inconsistencias entre los diseños arquitectónico y estructural. 

Durante cinco meses la obra estuvo detenida y habitantes del barrio El Bosque salieron a protestar en agosto del año pasado. Ese mismo mes la Alcaldía barranquillera reinició los trabajos y anunció que estarán listos antes de finalizar 2022.

Las otras dos firmas que constituyen el Consorcio Colegios Asconstrucciones son:

  • As Proyecto S.A.S, una empresa de obras civiles, registrada en la Cámara de Comercio de Barranquilla desde 2013 e inscrita en el registro único de proponentes desde 2014, lo que le permite contratar con entidades públicas desde entonces. Su representante legal es Alfredo Luis Sarmiento Alvarez.
  • Y Construcciones y Desarrollo Urbano S.A.S, matriculada en la Cámara de Comercio de Barranquilla desde 2007 e inscrita en el Registro Único de Proponentes desde 2020. Su representante es Iván Manuel Ripoll Varela.

Este consorcio también está encargado de varias obras de infraestructura educativa en Cúcuta, Norte de Santander, y en varios municipios de Bolívar. Además, las firmas integrantes del consorcio participaron en otras convocatorias a nivel nacional para realizar obras de mejoramiento en los establecimientos educativos oficiales viabilizados por Findeter.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Suscríbete a La Contratopedia Caribe

Share This