fbpx
Desde septiembre comenzó la nueva serie de entregas de alimentos en Bolívar, como parte del PAE. /Foto: Helena Barraza

Denuncias de intoxicación y alimentos vencidos: las quejas del PAE a la casa en Bolívar

Desde que comenzó la emergencia por Covid-19, la ejecución del Plan de Alimentación Escolar no ha estado exenta de señalamientos por falencias en la entrega de alimentos. Las denuncias más recientes se suman a las del semestre pasado.

La alimentación escolar en Bolívar tampoco ha estado libre de ruidos este año. Desde febrero pasado, La Contratopedia ha documentado la trayectoria de irregularidades como contratistas públicos de los operadores seleccionados por la Gobernación de Bolívar el primer semestre y en septiembre pasado. Ambas contrataciones suman $54.756 millones.

Detrás del PAE hay una telaraña de contratistas, camuflados bajo distintos consorcios y uniones temporales para ganarse las licitaciones. Han sido ellos los responsables de llevar los alimentos a las cuatro regiones en las que está dividida Bolívar, uno por cada zona.

A esos ruidos de los contratistas, se suman las denuncias de padres de familia y acudientes de distintos municipios por la calidad de los alimentos entregados para consumo en casa. 

Con la llegada del coronavirus, el PAE pasó de ser suministrado a diario en las escuelas a manejarse bajo tres modalidades (raciones industrializadas, raciones para preparar en casa o bonos alimentarios), entregadas a los acudientes. Estos las recogen en las sedes educativas a nombre de los estudiantes, previo anuncio del operador y el colegio.

Estas son algunas de las historias que le dan rostro a las quejas del PAE este año y evidencian las dificultades detrás de la entrega de la alimentación escolar en tiempos de coronavirus.

Denuncias de intoxicación y alimentos vencidos

Entre el 5 y el 9 de octubre pasados, padres de niños matriculados en el Colegio Nacional Pinillos, en el ribereño municipio de Mompox, denunciaron casos de intoxicación. Las sospechas iniciales apuntaron a las meriendas que recibieron como parte del PAE, porque los problemas estomacales comenzaron a aparecer después de consumirlas.

La Contratopedia conoció esas sospechas a través de un chat de padres al que tuvo acceso. Allí ellos comentaron que el 8 de octubre una madre de familia había denunciado ante el rector de esa institución que sus hijos estaban recibiendo atención médica tras haber consumido unas bolsas de leche del PAE.

El semestre pasado, en Mompox, también hubo sospechas de intoxicación por la alimentación escolar. Por eso, al enterarse de las recientes quejas, un padre de familia dijo en ese chat que en julio su niño tuvo “mucho dolor de estómago y diarrea durante dos días”, después de haberse tomado una  de las leches entregadas.

En el mismo chat, los padres comentaron que no sería raro que algunos alimentos terminaran intoxicando a sus hijos porque, muchas veces, los reciben vencidos. Les ha pasado con galletas y leches. Estas últimas con sabor y olor a agrio.

Desde los primeros días de octubre los padres comenzaron a recibir los paquetes alimenticios más recientes en las escuelas de Mompox, como parte de las entregas programadas para el resto del año. La Contratopedia estuvo en varios de esos colegios y encontró que, en efecto, algunos alimentos se encontraban vencidos o a punto de vencerse. 

 

 
 
 
 
 
Ver esta publicación en Instagram
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

 

Una publicación compartida de La Contratopedia Caribe (@lacontratopediacaribe) el


A las 10:23 de la mañana del 5 de octubre, Ricardo llegó a la Institución Educativa María Auxiliadora para recibir los alimentos del PAE para su hijo. En su mano derecha tenía dos fotocopias: la de su cédula y la de la tarjeta de identidad del niño, documentos obligatorios para la entrega.

Después de una larga fila bajo el sol ardiente de la depresión momposina, pudo ingresar al colegio. Minutos después salió indignado con una pequeña bolsa de paquetes para cocinar en casa. Cuando una de las reporteras de esta historia le pidió ver lo que le entregaron, sintió un olor a podrido: dos de los cuatro huevos que recibió estaban en mal estado. Iracundo, regresó al colegio a pedir el cambio de los alimentos. Lo logró y luego se marchó en su moto.

Damaris, otra madre de familia, le contó a La Contratopedia que su hija, estudiante de la Normal Superior de Mompox, recibe cada quince días galletas, avenas y naranjas. 

“A veces entregan los alimentos dos días antes de vencerse. Toca botarlos porque mi niña puede enfermarse y el palo no está para cuchara”, dijo la madre refiriéndose a lo que la menor no alcanza a comerse antes de la fecha de vencimiento.

El operador del PAE en Mompox es Consorcio Desarrollo Social, conformado por las organizaciones Fundación Equidad y Progreso Social, y Prodeso SAS. Su representante legal es Ricardo Mario Yunez. Mientras La Contratopedia hacía reportería en los colegios de Mompox, Yunez se contactó con una de las reporteras, comentando que estaba dispuesto a reunirse para contestar a todas las quejas e inquietudes. 

Aunque el encuentro presencial no se concretó, La Contratopedia le envió las preguntas por chat, esbozando las denuncias realizadas por los padres. Yunez nunca respondió.

Consultada por estas quejas, Verónica Monterrosa, secretaria de Educación de Bolívar, le dijo a La Contratopedia que su dependencia no ha recibido denuncia alguna sobre intoxicación por el PAE en Mompox ni en el resto del departamento.

Manifestó que la Secretaría de Educación, a través de la Dirección de Cobertura, tiene disponibles varios canales para recibir inquietudes o quejas, como lo son el correo electrónico (pae2020bolivar@gmail.com), las líneas telefónicas de atención y unas mesas públicas, con la participación de padres de familia, veedores, entes de control y demás miembros de la comunidad educativa.

Monterrosa dijo que el 3 de octubre, a través de redes sociales y Whatsapp, la Secretaría recibió quejas desde Mompox por un lote de pan, marca ‘El Lorito’, que no estaba vencido, pero tuvo un mal procedimiento de empaque que derivó en su descomposición. 

El operador dijo haber iniciado el proceso de recolección en las escuelas, resaltando que los panes no alcanzaron a ser entregados a los estudiantes. Asunto validado por los rectores, según evidencias entregadas por la funcionaria a este medio.

Desde entonces la Secretaría y la interventoría (UT Consultores Por Bolívar 2020) establecieron un Plan de Mejora para garantizar la calidad de todos los productos entregados.

Los alimentos a punto de vencerse no han sido un asunto exclusivo del PAE de Mompox, pues en el municipio de San Jacinto, el semestre pasado, también hubo quejas por panes descompuestos.

El operador del PAE de esa población, el semestre pasado, fue la Unión Temporal Montes de María, integrada por las fundaciones Alimentando a Colombia y Pro Niños de Hoy para Hombres del Mañana. Ambas firmas siguen siendo este semestre las responsables del PAE en esa zona, ahora bajo el nombre de Unión Temporal Bolívar Primero. 

Ambas tienen ruidos por su trayectoria como contratistas públicos. Por un lado, la Fundación Pro Niños de Hoy para Hombres del Mañana estuvo involucrada en el caso de un cartel de alimentos en Cundinamarca, mientras que Alimentando a Colombia fue señalada por posible colusión en la licitación del PAE en Yopal.

Ante las denuncias, Herlid Ferrer Macías, coordinador técnico del operador, le dijo a El Universal que el estado de los alimentos no correspondía a un acto de corrupción, sino que fue un error humano al empacar los alimentos. Enterados de la situación, reemplazaron los panes por unos de mejor calidad.

Denuncias de productos incompletos

A las quejas por productos vencidos o en mal estado se suma el inconformismo de algunos padres y estudiantes porque muchas de las raciones que les están entregando están incompletas.

Ese es el caso de Gladys, una estudiante de la Escuela Normal Superior de Mompox. Desde que comenzó la pandemia ha recibido una merienda mensual, que consta de seis leches saborizadas, seis avenas y 10 bocadillos. Esa ración industrializada, según los lineamientos del Ministerio de Educación, debe estar acompañada de frutas y derivados de cereales. 

“No entregan galletas ni frutas. Ahora, esas meriendas que comparto con mis hermanas nos duran máximo tres días y todo es dulce”, le dijo la joven a La Contratopedia.

Para Gladys ha sido difícil recibir meriendas incompletas. El cambio de modalidad que ha surgido tras la pandemia la ha perjudicado, pues antes almorzaba en la escuela y ese plato de comida le ayudaba a su familia a disminuir los gastos mensuales.

Sandra, vecina de Gladys y madre de otro menor, le dijo a La Contratopedia que ella también ha recibido meriendas incompletas. La mujer, de hecho, le pidió explicaciones al colegio, pero hasta ahora no ha recibido respuesta alguna.

En la Resolución 006 del 25 de marzo de 2020, el Ministerio de Educación establece que durante la emergencia sanitaria por coronavirus, los paquetes para preparar en casa deben contener cinco grupos de alimentos: lácteos, proteínas, cereales, grasas y azúcares. 

Mientras que las raciones industrializadas tienen cuatro grupos de alimentos: leche u otros productos lácteos, derivados de cereal, frutas y azúcares.

Verónica Monterrosa, secretaria de Educación de Bolívar, le dijo a La Contratopedia que en su dependencia no reposa ninguna información sobre la entrega incompleta de las raciones, señaladas por el Ministerio de Educación. Aseguró que, como parte de La Ruta de la Educación —estrategia para llevar la oferta institucional a los municipios—, su dependencia ha visitado las escuelas para verificar las entregas. 

Aunque los padres y estudiantes manifiestan otra cosa, la Secretaría dice haber constatado que los paquetes se entregan según los lineamientos técnicos y los protocolos de bioseguridad para evitar focos de contagio en las escuelas.

Rosario de quejas: algunos reciben, otros a veces y varios siguen esperando

El Ministerio de Educación estableció que la entrega de alimentos en tiempos de coronavirus tiene que ser cada cinco, 15 o 30 días, según la ración. Sin embargo, existen varias denuncias de padres y estudiantes por la inconsistencia en las entregas, pues a veces reciben alimentos y otras veces no. 

Unas demoras que además se han dado por el cambio de contratos, pues la Gobernación contrató las raciones de febrero a julio con cuatro privados, y los alimentos del resto del año con otros cuatro, que son los actuales operadores. Los estudiantes comenzaron a recibir esta nueva tanda de alimentos desde mediados de septiembre pasado.

Carmen y María, madres de alumnos matriculados en Mompox, le contaron a La Contratopedia que sus hijos recibieron una primera merienda en marzo, otra en abril y desde mayo no han vuelto a recibir alimentos.

La Contratopedia también habló con Claudia, una madre de dos estudiantes del Colegio Nacional Pinillos, también en Mompox. Ninguna de las dos aparece en las recientes listas de entrega del PAE. La última vez que recibió raciones para sus niñas fue en mayo. En aquel momento, recuerda, recibió cinco leches saborizadas y cinco galletas. 

Esa misma situación se repite en otro municipio de Bolívar. A cuatro horas de Mompox, en San Juan Nepomuceno, Lucía, una estudiante de preescolar, solo recibió alimentos dos veces el semestre pasado.

San Juan está ubicado en la subregión de los Montes de María. Las empresas que han ejecutado el PAE allí este año han sido las mismas: el primer semestre lo hicieron bajo el nombre de Unión Temporal Montes de María y, desde septiembre pasado, integran la Unión Temporal Bolívar Primero. 

Esos privados tienen un historial de irregularidades por licitaciones en otros departamentos y denuncias de mala calidad en los alimentos que entregan, como ya ha pasado en San Jacinto, otro municipio cercano y sobre el que este operador tiene influencia.

Al norte de Bolívar, en el Colegio Felipe Santiago Escobar, en Santa Catalina, Marina solo recibe alimentos por uno de sus dos hijos. ¿La razón? El operador le dice que el chico no está matriculado. Un argumento que ella rechaza, no solo porque lo matriculó el mismo día que a su hermana sino porque, además, el niño sigue recibiendo clases de manera remota.

Santa Catalina hace parte de la subregión Dique junto a 12 municipios más. El semestre pasado su operador fue la Unión Temporal por un Nuevo Horizonte. La Fundación CEA Cartagena, una de sus firmas miembro, es un privado que ha estado involucrado en sospechas de colusión y en entrega de certificados falsos para concursar por las licitaciones. 

Esta firma sigue detrás del PAE en el Dique, ahora junto a las fundaciones ABC Colombia e Intersectorial Crecer, con quienes conforma la Unión Temporal Niños del Dique. 

La secretaria de Educación Verónica Monterrosa le dijo a La Contratopedia que para velar por la calidad de los alimentos su equipo trabaja de la mano de la Unión Temporal Consultores por Bolívar 2020 y tiene un equipo de apoyo verificando las entregas en sitio y las bodegas de almacenamiento de los alimentos.

Más allá de esas medida del gobierno departamental, todo este rosario de quejas se suma a las múltiples preocupaciones de los habitantes de las poblaciones y zonas rurales de Bolívar desde que la pandemia llegó. Además de temerle al contagio por coronavirus, las familias ahora viven en medio de la incertidumbre por la falta de ingresos económicos. Una agonía que, mientras sus hijos estaban en las aulas, se aliviaba un poco con la entrega diaria de alimentos en los comedores escolares.

*Los nombres de los padres y estudiantes fueron cambiados porque así lo pidieron.

Nota de la editora:

El título de esta historia y la descripción sobre las denuncias de intoxicación fueron cambiados para ser más precisos con los hechos manifestados por los padres durante esta reportería periodística.

2 respuestas a “Denuncias de intoxicación y alimentos vencidos: las quejas del PAE a la casa en Bolívar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete a La Contratopedia Caribe

Share This