Es un tipo de asociación entre una entidad pública y un privado con demostrada capacidad de ejecución en un área concreta, como la construcción y operación de infraestructuras.

En Colombia, las concesiones más frecuentes son las carreteras entregadas por el Gobierno Nacional. Firmas privadas las construyen y mantienen con recursos propios, y recuperan su inversión a través de peajes, durante un tiempo determinado, usualmente superior a los 20 años.

Una concesión se diferencia de un contrato público, porque a través de este último los privados reciben una cantidad de dinero fija para realizar una obra o prestar un servicio.

Suscríbete a La Contratopedia Caribe