fbpx
Alumbrado navideño de Cartagena 2018
Del 1 de diciembre de 2018 al 10 de enero de 2019, Cartagena iluminó con figuras alusivas a la Navidad su Centro Histórico. Los recursos por esa ornamentación ahora están en una disputa jurídica. /Foto: Tatiana Velásquez

La plata por la que se enfrentan el gobierno Dau y el Turco Hilsaca

El investigado empresario de Bolívar es el dueño de una empresa con la que el Distrito de Cartagena libra una batalla jurídica por el cobro de millonarios recursos por el alumbrado navideño de 2018.

Una demanda interpuesta por una empresa del poderoso Alfonso ‘el Turco’ Hilsaca contra el Distrito de Cartagena vuelve a enfrentar al alcalde William Dau con ese contratista, investigado por la Justicia por supuestos lazos con organizaciones criminales y a quien el mandatario tildó hace un par de años de “ser el mayor delincuente de Cartagena y Bolívar”. Después se retractó por orden judicial.

Hilsaca es el dueño de American Lighting, empresa subcontratada por Electricaribe —antiguo operador de la red de energía eléctrica de Cartagena— para la instalación de las luces navideñas en 2018 y señalada por la interventoría del alumbrado público de esta ciudad, QBM2, de querer apropiarse de manera irregular de recursos destinados a la expansión de las luminarias públicas.

Esa pelea jurídica salió a flote la semana pasada tras un comunicado difundido por QBM2, en donde advierte que están en riesgo $3.850 millones por excedentes del impuesto del alumbrado público de 2020, que los cartageneros pagaron mes a mes en su factura de energía. El total de esos excedentes sumaba $15.883 millones, de los cuales el Distrito ya tiene en su poder $11.556 millones.

QBM2 dice que esa plata la reclama la Unión Temporal Electro Construcciones Ecosodio por las inversiones que realizó para el mantenimiento de los semáforos de la ciudad. Es también de esos excedentes que la empresa de Hilsaca busca que el Distrito le pague por el alumbrado navideño de hace tres años.

Si el Distrito pierde ambas disputas jurídicas —una con el antiguo operador y otra con American Lighting—, no podrá destinar esos recursos al plan de modernización del alumbrado público que comenzó en febrero pasado con la llegada de EPM, en medio de quejas ciudadanas por la débil iluminación de las calles cartageneras las últimas dos décadas.

“Lastimosamente, por actuaciones de terceros, pueden verse afectados los intereses de la comunidad cartagenera”, le dijo a El Universal Luis Enrique Roa Merchán, alcalde encargado de Cartagena mientras Dau está de viaje en Estados Unidos.

La deuda del alumbrado navideño de 2018 es además otra evidencia del alto costo que Cartagena paga por su inestabilidad administrativa desde hace una década.

El lío de la iluminación navideña

La iluminación navideña de Cartagena estaba contemplada en el contrato de concesión a 20 años que en 1998 firmaron la Alcaldía y la Unión Temporal Electro Construcciones Ecosodio, cuando el alcalde era Nicolás Curi. Ese contrato tuvo dos prórrogas (2019 y 2020) y venció el 4 de enero pasado.

Hasta 2020 que operó el alumbrado cartagenero, esa unión temporal aportó recursos anuales (hasta $2.500 millones) para la iluminación navideña y subcontrató dicho servicio, a partir de los diseños aprobados por el Distrito. 

Debido a que el costo de muchas de esas iluminaciones navideñas sobrepasa la suma anual entregada por el operador del alumbrado, el excedente lo paga el sector privado a través de las facturas de energía, según la gestión del gobierno de turno. El recurso faltante lo asume el Distrito.

En 2018, la empresa encargada del alumbrado navideño de Cartagena fue Electricaribe, tras el visto bueno que le dio en septiembre de ese año la alcaldesa encargada Yolanda Wong. 

Wong aprobó la propuesta de alumbrado navideño de esa empresa, inspirada en la obra Cien Años de Soledad, del Nobel Gabriel García Márquez, e invitó a Electricaribe a buscar recursos con el sector privado para así determinar el excedente que asumiría el Distrito.

Electricaribe subcontrató a la firma American Lighting, que ya había iluminado la Navidad cartagenera en 2016 y 2017. Esa empresa instaló las luminarias en 35 puntos del Centro Histórico, vías principales y parques de las tres localidades por $9.101 millones. 

El operador del alumbrado público entregó $1.951 millones, el sector privado, $1.441 millones más, y los restantes $5.709 millones debía ponerlos la Alcaldía, dice Electricaribe en esta liquidación de recursos que La Contratopedia obtuvo. 

Wong dejó el Palacio de La Aduana a las dos semanas de haber aprobado el alumbrado y en su reemplazo, el 20 de septiembre de 2018, llegó Pedrito Pereira, quien inauguró la decoración navideña el 7 de diciembre de ese año.

En esa velada, Pereida dijo que esas luces eran posibles por la campaña Sorpresa de Navidad, que tuvo 32 patrocinadores y que lideró su esposa Eliana Bustillo.

Pereira le dijo a La Contratopedia que en 2019 Electricaribe le sugirió saldar la deuda con los excedentes del impuesto de alumbrado público de 2018, es decir, con los recursos que los cartageneros pagan mes tras mes en su factura de energía y deben destinarse al sostenimiento y ampliación de las luminarias públicas.

Pereira firmó un acuerdo de pago con Electricaribe, pero esta empresa no pudo acceder a los recursos porque el interventor de la concesión no lo permitió. Dijo que para destinar parte de los excedentes a esa deuda debía modificarse el contrato de concesión del alumbrado, que establecía que ese dinero solo podía utilizarse para obras de expansión, es decir, para ampliar la infraestructura del alumbrado cartagenero. 

Además, la ley colombiana no contempla el alumbrado público navideño como servicio de alumbrado público, aunque le da potestad a las entidades territoriales para destinar parte del impuesto de alumbrado a dichas actividades.

El 3 de agosto pasado, el Distrito recibió una notificación de embargo del Juzgado Noveno Civil del Circuito de Cartagena por cerca de $8.500 millones, como medida cautelar por una demanda que interpuso American Lighting por el alumbrado navideño de 2018 y los intereses generados desde entonces.

Tan pronto el juzgado ordenó el embargo de recursos a favor de American Lighting, Afinia —privado que reemplazó a Electricaribe como operador de la red de energía en Cartagena— consignó $2.900 millones en un título judicial a órdenes del Juzgado Noveno. 

Esa empresa tomó esos recursos del impuesto de alumbrado público, que recauda mensualmente a través de las facturas de energía y que debe trasladar a una fiducia administrada por el operador del alumbrado público de Cartagena.

Tras un recurso de reposición que el Distrito presentó, el 8 de septiembre ese mismo Juzgado levantó la medida de embargo, pues determinó que dichos recursos son inembargables por ser recaudados con el impuesto de alumbrado público, cuya destinación es específica para garantizar ese servicio de interés general.

El Juzgado además ordenó que los recursos del título regresaran a las cuentas de Afinia, de donde deberán ir, después, a la fiducia del alumbrado público. Esa suma aún no llega a la fiducia, pero tan pronto ingrese el Distrito podrá usarla para ampliar las redes y luminarias si no hay otro recurso judicial en curso.

American Lighting apeló esa decisión, pero el Juzgado la rechazó y hasta ahora no está claro cómo la Alcaldía le pagará a esa empresa por el alumbrado navideño de 2018.

Más allá de esta disputa, que aún no tiene punto final, detrás hay un poderoso empresario calificado por la prensa capitalina como el “amo del alumbrado público” del país.

La empresa del Turco

La empresa que le cobra por el alumbrado navideño de 2018 a la Alcaldía de Cartagena pertenece al emporio económico de Alfonso Hilsaca. Se trata de una firma creada en 2001 en Magangué (Bolívar), dedicada a actividades de ingeniería, consultoría técnica y a la construcción de proyectos de servicio público, entre ellos la instalación de luminarias navideñas

Entre los socios de esta empresa, con sede en Cartagena, están AGM Desarrollos SAS, Hilsaca Escudero & Cia, Hilsaca Acosta & Cia, Hilsaca Carrasquilla & Cia y Clara Acosta Hernández, esposa de Hilsaca.

A través de American Lighting y AGM Desarrollos, Hilsaca es el operador de varias concesiones de alumbrado público del país. Entre ellas capitales como Riohacha, Cúcuta y recientemente Neiva

Hasta 2014, las concesiones de alumbrado de Colombia que tenían entre sus socios a empresas de Hilsaca sumaban 38, en igual número de municipios, por un estimado de $1,5 billones, según una investigación de la revista Dinero. Por ese poder económico, este medio capitalino bautizó a Hisaca como el “amo del alumbrado público de Colombia”.

Una respuesta a “La plata por la que se enfrentan el gobierno Dau y el Turco Hilsaca

  • Esa señora ANGELA PATRICIA ROJAS quien fungió como agente interventora de ELECTRICARIBE cuando trataron de robarle al impuesto de alumbrado público 5.700 millones en enero 2020 y ahora es la liquidadora, es un peligro para la sociedad y ojalá la fiscalía termine metiéndola presa con la denuncia penal que puso la interventoría el 6 de septiembre pasado. Excelente historia, los felicito.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete a La Contratopedia Caribe

Share This